2 Reyes Capítulo 17


Versos 1-6: “Hoshea” se convirtió en rey (en 732 aC), reinando por un tiempo con su padre, Jotham. Durante su reinado (722 aC), las 10 tribus del reino del norte de Israel fueron capturadas por Asiria, dejando solo el reino del sur, formado por las tribus de Judá y Benjamín. Nabucodonosor destruyó Jerusalén y su templo y se llevó el reino del sur de Judá a Babilonia (en 586 a. C.; 25:11).

2 Reyes 17: 1 “En el año doce de Acaz, rey de Judá, comenzó a reinar Oseas hijo de Ela en Samaria sobre Israel nueve años”.

“Duodécimo año”: 732 aC Esta fecha para el acceso de Hoshea como rey de Israel está bien establecida de acuerdo con los datos bíblicos y extra bíblicos (ver nota en 15:27). Por lo tanto, Acaz de Judá debe haberse convertido en co-regente con su padre Jotam, quien también era co-regente con su padre, Azarías, en ese momento (ver notas en 15:30, 33; en 744 aC; ver nota en 16: 2).

“Nueve años”: 732-722 aC según el sistema de año de acceso. Hoshea fue encarcelado (verso 4), durante el asedio de Samaria por Asiria (724-722 aC; verso 5).

“Samaria” fue la capital del reino del norte de Israel. Fue construido alrededor de 880 aC por Omri, el sexto rey de Israel (1 Reyes 16:24). Samaria ocupó una colina de trescientos pies de altura aproximadamente 42 millas al norte de Jerusalén y 25 millas al este del mar Mediterráneo. Esta colina estaba situada en la carretera principal de norte a sur a través de Palestina. También ordenó la ruta este-oeste a la llanura de Sharon y al mar Mediterráneo. Se podía defender fácilmente porque estaba en la colina; sin embargo, su gran debilidad era que el manantial más cercano estaba a una milla de distancia. Samaria repoblada por “hombres de Babilonia, y de Cuthah, y de Ava, y de Hamath, y de Sepharvaim” (verso 24), todos traen consigo sus idolatrías paganas.

Hoshea será el último rey en reinar sobre las diez tribus de Israel como una unidad. Su reinado será de nueve años, de los cuales tres años estará bajo el asedio de los asirios. Los asirios vencerán a Israel y tomarán cautivos a su pueblo.

2 Reyes 17: 2 “E hizo [lo que era] malo ante los ojos de Jehová, pero no como los reyes de Israel que fueron antes de él”.

“Hizo lo que era malo”: aunque Hoshea se caracterizó por ser un rey malvado, no se afirma que promovió las prácticas religiosas de Jeroboam I. De esta manera, fue algo mejor que los reyes de Israel que habían ido antes que él. . Sin embargo, esta leve mejora no compensó los siglos de pecado de los reyes de Israel ni desvió su inevitable condena.

Todavía permitía la adoración del becerro, y no escuchó las advertencias de los profetas. Estos fueron sus peores pecados.

2 Reyes 17: 3 “Contra él se alzó el rey de Asiria, mayaser, y Oseas se convirtió en su siervo y le dio regalos”.

“Shalmaneser” sucedió a su padre Tiglath-pileser III como rey de Asiria y reinó desde 727-722 a. C. Durante el sitio de Samaria, cuando los asirios comenzaron la destrucción y el cautiverio del reino del norte, Shalmaneser V murió y fue sucedido por Sargon II ( ver Isa. 20: 1), que completó el sitio, capturó la ciudad, destruyó la nación de Israel y exilió a los habitantes (versículo 6). Sargón II reinó como rey desde (722-705 aC; vea la nota en Oseas 10:14).

Shalmaneser reinó durante unos cinco años en el lugar de Tiglath-pileser. Shalmaneser era un antiguo nombre prominente para los líderes de Asiria. Parece que Hoshea había estado rindiendo tributo antes y se había rebelado cuando murió el rey Tiglath-pileser. Parece que este rol había sido asumido aquí, y se debe rendir homenaje al nuevo rey.

2 Reyes 17: 4 “Y el rey de Asiria encontró conspiración en Oseas: porque había enviado mensajeros a Así rey de Egipto, y no había traído ningún regalo al rey de Asiria, como lo había hecho año tras año; por lo tanto, el rey de Asiria lo encerró y lo encerró en la cárcel “.

Al parecer, “Hoshea” había pensado que la muerte de Tiglath-pileser III debe proporcionar una buena oportunidad para liberarse del vasallaje asirio. “Así es” es el nombre hebreo de la ciudad capital de la vigésima cuarta dinastía de Egipto, donde Tef Nekht fue el rey.

“Así que rey de Egipto”: En lugar de pagar el tributo anual que le corresponde como vasallo de Asiria, Hoshea intentó hacer un tratado con Osokon IV (ca. 722-716 aC), el faraón de Egipto. Esto fue una tontería porque Asiria era poderosa. También fue contra la voluntad de Dios, que prohibió tales alianzas con los gobernantes paganos (Deut. 7: 2). Esta rebelión condujo a la destrucción de Israel (versículos 5-6).

Hoshea había detenido el tributo y lo había enviado al rey de Egipto para ayudarlo. El rey de Asiria se entera, arresta a Oseas y lo encierra en la cárcel.

2 Reyes 17: 5 “Entonces el rey de Asiria subió por toda la tierra, subió a Samaria y la sitió tres años”.

“Samaria … asediada”: en 724 aC, Shalmaneser V invadió Israel y rápidamente conquistó la tierra y capturó a Hoshea. Sin embargo, la ciudad capital de Samaria resistió a los invasores asirios hasta el 722 aC Como todas las ciudades importantes, Samaria tenía un suministro interno de agua y un montón de alimentos almacenados que le permitieron soportar el asedio durante 3 años.

Al parecer, la ciudad capital está rodeada durante tres años. Parece que no serán derrotados tan fácilmente como los pueblos pequeños.

2 Reyes 17: 6 “En el noveno año de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y se llevó a Israel a Asiria, y los colocó en Halah y en Habor [por] el río de Gozan, y en las ciudades de los medos. “

“Rey de Asiria”: Sargón II (ver nota en 17: 3).

“Se llevó a Israel”: la captura de Samaria marcó el final del reino del norte. Según los registros asirios, los asirios deportaron a 27,290 habitantes de Israel a lugares distantes. La reubicación de poblaciones fue característica de la política asiria durante esa época. Los israelitas fueron reasentados en el valle superior del Tigris-Éufrates y nunca regresaron a la Tierra Prometida. “Halah” era una ciudad al noreste de Nínive. El río “Habor” era un afluente del norte del Éufrates. Las “ciudades de los medos” estaban al noreste de Nínive. Samaria fue reubicada con extranjeros (verso 24). Dios hizo lo que dijo que haría (en Deut. 28). Los judíos fueron llevados hasta el este de Susa, donde luego tuvo lugar el libro de Ester.

Descubrimos antes que los asirios preferían tomar cautivos para los esclavos que matar a la gente. El último año del reinado de Hoshea, la ciudad de Samaria cayó, y los asirios llevaron cautivos a las personas a Halah y Habor, que estaba junto al río Gozan, ya las ciudades de los medos.

 

Versículos 7-12: Dios le había ordenado a su pueblo que temiera (venerase) a Él por su bien (Deut. 6: 2, 13, 24; Éxodo 20:20). En cambio, los israelitas “temían a otros dioses” (una violación del primero de los Diez Mandamientos). Este fue su principal pecado, el que los llevó a su caída y exilio (Josué 23:16; Oseas 13:16).

2 Reyes 17: 7 “Porque [así] fue que los hijos de Israel habían pecado contra el SEÑOR su Dios, que los había sacado de la tierra de Egipto, de debajo de la mano de Faraón, rey de Egipto, y había temido a otros dioses, “

“Temen a otros dioses”: la causa principal del exilio de Israel fue la adoración de otros dioses. El temor del Señor llevó a escuchar Su Palabra y obedecer Sus ordenanzas y estatutos (Deut. 4:10; 5:29: 6:24). Pero el temor de los dioses de Canaán llevó a Israel a obedecer las leyes de los dioses cananeos. (verso 8). El resultado de esta obediencia a los dioses falsos se registra (en los versículos 9:12, 16-17).

Dios había enviado a estos israelitas un libertador para sacarlos de la esclavitud en Egipto. Habían sido ingratos en la medida en que no permanecían fieles a él. En lugar de adorar a Dios, quien los sacó de Egipto, ellos adoraron y siguieron a los falsos dioses.

2 Reyes 17: 8 “Y anduviste en los estatutos de los paganos, que Jehová echó de delante de los hijos de Israel, y de los reyes de Israel, que habían hecho”.

“Caminó en los estatutos de los paganos”: Esto estaba expresamente prohibido (en Lev. 18: 3; 20:23).

Dios les había advertido al principio que no se casaran con los paganos. No habían guardado los mandamientos y las ordenanzas que Dios les había dado. Incluso se habían rebelado, y querían un rey terrenal como las personas que los rodeaban. Todo esto mostraba falta de fe en Dios. Los paganos no aprendieron de ellos. En su lugar, tomaron los caminos de los paganos. Estas personas malvadas paganas habían sido lo mismo que Dios había huido de la tierra para dársela a Israel.

2 Reyes 17: 9 “Y los hijos de Israel hicieron en secreto [aquellas] cosas [que] no estaban bien contra el SEÑOR su Dios, y los construyeron en lugares altos en todas sus ciudades, desde la torre de los vigilantes hasta la ciudad cercada. . “

“Built … high places”: In addition to their private sins (“secret”), judgment came for public wickedness and idolatry. These were not the high places utilized by Israel for worshiping God before the building of the temple (see note on 1 Kings 3:2). In direct disobedience to (Deut. 12:1-4), the Israelites built new raised altars in the Canaanite pattern after the temple was constructed. These “high places” were in all the habitations of Israel, from small fortified structures to large garrison cities, i.e., from the smallest to largest towns. The altars were on wooded hills with images representing the false gods (verse 10; Deut. 16:21-22).

Las cosas secretas que hacían, tenían que ver con la adivinación y la brujería. El templo de Dios en Jerusalén era el único lugar apropiado para adorar al Señor. Habían hecho lugares agradables y convenientes para ellos para adorar.

2 Reyes 17:10 “Y les pusieron imágenes y arboledas en cada colina alta, y debajo de cada árbol verde:”

Es decir, estatuas e ídolos; porque las arboledas de árboles no se podían establecer bajo árboles verdes; pero colocaron ídolos de piedra y de madera, como los últimos, en lugares que los paganos solían hacer (véase Jer. 3: 6; 1 Reyes 14:23). Entonces, los indios hasta el día de hoy tienen ídolos dispersos aquí y allá en los campos, ubicados en pequeños bosques, o al pie de una colina que proyecta una sombra.

Esta religión pagana, que simbolizaban los lugares altos y las arboledas, estaba en todas partes. Todavía estaban adorando abiertamente a Dios, mientras que todo el tiempo adoraban a dioses falsos.

2 Reyes 17:11 “Y allí quemaron incienso en todos los lugares altos, como [hicieron] los paganos que el SEÑOR llevó delante de ellos; y forjaron cosas perversas para provocar al SEÑOR a ira”.

Como lo hizo incluso la tribu de Judá, que se observa en todos los reinados precedentes.

“Como hicieron los paganos que el Señor se llevó delante de ellos”: los cananeos, y por lo tanto, también pueden esperar ser llevados cautivos también.

“Y forjó cosas perversas para provocar al Señor a la ira”: por sus varias inmoralidades, pero especialmente por sus idolatrías.

La quema de incienso simboliza las oraciones de los santos que se elevan al cielo. Puedes ver cuán pecaminoso sería, hacer esto en otros lugares que no sea el elegido de Dios. Dios no había permitido que los paganos hicieran esto, y Él tampoco les permitiría hacerlo.

2 Reyes 17:12 “Porque servían ídolos, de lo cual el SEÑOR les había dicho: No haréis esto.”

Baalim, como el Targum. Dioses de Dunghill, como la palabra significa, como a menudo se les llama en las Escrituras. Y Sterculius era uno de los nombres de Saturno, una deidad pagana, que tenía, como se supone, al descubrir el método para hacer que la tierra fructificara con excremento.

“Por lo que el Señor les dijo: No haréis esto” (véase Éxodo 20: 3).

Un ídolo es una nada. No tiene valor ni poder. Todo lo que se eleva sobre Dios es un ídolo. En nuestro tiempo, muchas personas tienen autos y casas que son ídolos.

2 Reyes 17:13 “Sin embargo, el SEÑOR testificó contra Israel y contra Judá, por todos los profetas, [y por] todos los videntes, diciendo: Vete de tus malos caminos, y guarda mis mandamientos [y] mis estatutos, según a toda la ley que yo mandé a tus padres, y que te envié por mis siervos los profetas “.

“Vuélvanse de sus malos caminos”: los profetas llamaron continuamente a la gente al arrepentimiento (Jer. 7: 3, 5; 18:11; Ezequiel 33:11).

No podían afirmar que no sabían, porque el SEÑOR había enviado profetas y videntes para decirles cómo estaban violando los mandamientos de Dios. También se les advirtió una y otra vez lo que sucedería si no se arrepentían de sus pecados y regresaban a la adoración del Único Dios Verdadero. Las doce tribus de Israel (Judá e Israel) habían sido confiadas con las leyes y los mandamientos de Dios. Estaban sin excusa.

2 Reyes 17:14 “No obstante, no quisieron oír, sino que endurecieron sus cuellos, como el cuello de sus padres, que no creyeron en el SEÑOR su Dios”.

“Endurecieron el cuello”: una negativa obstinada a responder (vea la nota en Deut. 9: 6; compare Éxodo 32: 9; 33: 3, 5; 34: 9; Hechos 7:51).

Dios quería bendecirlos, pero ellos no se mantendrían fieles a él. Habían sido llamados stiffnecked más de una vez. Esto significaba que eran inflexibles. Eran orgullosos, en lugar de humildes, delante de su Señor.

 

Versículos 15-16: El pueblo de Dios siempre ha tenido que cuidarse en un mundo espiritualmente hostil. Se le advirtió a Israel que se hiciera como sus vecinos cuando heredó la Tierra Prometida (Deut. 29:25; 32:21). Pablo exhortó a la iglesia sobre el mismo tema: “No te conformes con este mundo” (Rom. 12: 2).

2 Reyes 17:15 “Y rechazaron sus estatutos y el pacto que hizo con sus padres, y los testimonios que testificó contra ellos; y siguieron la vanidad, y se hicieron vanos, y siguieron a los paganos que eran acerca de ellos, [acerca de] a quien el SEÑOR les había encomendado, para que no hicieran como ellos “.

En Sinaí y Horeb (ver Éxodo 24: 8).

“Y los testimonios que testificó en contra de ellos”: pidiendo a los cielos y la tierra que testifiquen lo que les haría si infringieran sus leyes (Deut. 4:26) y que eran tantos testimonios de su mente y que harían lo que deberían hacer. . O de lo contrario, qué se les debe hacer. Ben Gersom también interpreta esto de las fiestas de la Pascua y los tabernáculos, que fueron testigos de la salida de Israel de Egipto, y de la santificación y redención del primogénito, un testimonio del asesinato del primogénito en Egipto.

“Y siguieron la vanidad”: los ídolos, que son cosas vanas de ayuda, no pueden ni oír, ni ver, ni hablar, etc.

“Y se volvió vano”: tan ridículos y estúpidos como los ídolos que adoraban; que es el fruto y efecto habitual de la idolatría (véase Romanos 1:21).

“Y persiguió a los paganos que los rodeaban”: los imitaba en sus prácticas idolátricas, como los moabitas, los amonitas, los edomitas, etc.

“A quien el Señor les había mandado, para que no hicieran como ellos”: de este cargo (ver Deut. 6:13).

Eran un pueblo arrogante, orgulloso. En el Sinaí, en el camino a la Tierra Prometida, habían prometido seguir a Dios y guardar Sus mandamientos y estatutos. Los falsos dioses son llamados vanidad una y otra vez en la Biblia. Salomón, después de haber pecado mucho, pensó que todo era vanidad. Habían sido elegidos de entre todas las personas del mundo, para dar ejemplo a los demás. No debían ser como los paganos, que no conocían a Dios. Lo mismo que gritaban era que querían ser como las naciones que los rodeaban.

2 Reyes 17:16 “Y dejaron todos los mandamientos del SEÑOR su Dios, y los convirtieron en imágenes fundidas, [hasta] dos becerros, e hicieron una arboleda, y adoraron a todo el ejército del cielo, y sirvieron a Baal”.

“Imágenes fundidas, incluso dos terneros”: Jeroboam instituyó la adoración de estos ídolos (véase 1 Reyes 12: 25-33).

“Hecho un bosque”: un símbolo de madera de una deidad femenina construida por Roboam (ver 1 Reyes 14:15, 23).

“El anfitrión del cielo”: en el antiguo Cercano Oriente, el sol, la luna y las estrellas eran deificados y adorados. Esta adoración astral entró a Israel y a Judá (21: 5; 23: 4-5; Ezequiel 8: 15-16; Amós 5:26). La adoración de los cuerpos celestes estaba prohibida por la Ley Mosaica (Deut. 4:19; 17: 3).

La adoración de los dos becerros de oro debía ser un sustituto para ir al templo en Jerusalén. Jeroboam había traído los dos becerros y los había colocado en Dan y en Beth-el. Acab y Jezabel les habían presentado la adoración a Baal y la adoración de Astarté. El primer mandamiento advierte de no tener otros dioses. En los Diez Mandamientos, se les dijo que no hicieran imágenes. Estos terneros, que han hecho, son imágenes. La adoración de Baal, que fue traída a Israel por Acab y Jezabel, fue eliminada por Jehú. Los becerros de oro quedaron.

 

Vereses17-18: Se ensaya la causa de la desaparición de Israel. “Israel” tenía un registro de casos de continua prostitución espiritual (Michah 6: 3-5, 9-16). Una y otra vez, Dios había enviado castigos y a Sus profetas para lograr su arrepentimiento y restauración. En última instancia, no pudo hacer nada más que provocar el juicio amenazado (versículos 20-23 con Deut. 28: 47-68).

2 Reyes 17:17 “Y hicieron que sus hijos y sus hijas pasaran por el fuego, y usaron la adivinación y los encantamientos, y se vendieron para hacer el mal ante los ojos del SEÑOR, para provocar su ira”.

“Pase por el fuego” (vea las notas en 3:27; 16: 3).

“Adivinación y encantamientos” Isaías profetizó de la devastación que estas prácticas producirían (ver nota en Deut. 18: 9-12).

El sacrificio de los niños tenía que ver con la adoración de Molech. Esto no se hizo abiertamente en Israel. La brujería y la magia formaban parte de los pasatiempos nacionales. Jezabel había estado muy involucrada en esto. Ciertamente es una abominación para Dios depender de la magia y de todo tipo de adivinación, en lugar de poner fe en el Dios todopoderoso.

 

Versículos 18-23: Los pecados tanto de Israel como de Judá fueron tan grandes que el Señor los “quitó” o los echó de su vista, lo que significa que fueron capturados por otras naciones y obligados a abandonar su tierra.

2 Reyes 17:18 “Por lo tanto, el SEÑOR se enojó mucho con Israel, y los eliminó de su vista; no quedaba sino la tribu de Judá”.

Nada le provocaba más que la idolatría.

“Y los eliminó de su vista”: No fuera del alcance de su ojo que todo lo ve, sino de todas las muestras de su favor, de la buena tierra que les había dado. Y todos los beneficios y privilegios de la misma.

“No quedó ninguno más que la tribu de Judá”: y parte de Benjamín, que se anexó a ella, se incorporó a ella, formó un reino y mantuvo la misma adoración. Y allí estaba la suerte de Simeón, que estaba dentro de la tribu de Judá. Y los sacerdotes y los levitas, y varios individuos de las varias tribus, que vinieron y se establecieron entre ellos por causa de la adoración. Pero no hay tribu perfecta, distinta, además.

Las diez tribus son tomadas cautivas en el tiempo de Oseas y dispersas entre las naciones. Nunca más se convirtieron en una nación. Fueron absorbidos por los países vecinos que los tomaron como rehenes. Judá y Benjamín, que forman la tribu de Judá, son las únicas tribus restantes de los 12 originales.

2 Reyes 17:19: “Además, Judá no guardó los mandamientos del SEÑOR su Dios, sino que anduvo en los estatutos de Israel que hicieron”.

Judá no fue una excepción real o permanente a los pecados y el castigo de Israel; ella imitó la apostasía de su reino de la hermana, y fue visitada con una pena similar.

Judá siguió a Israel al pecado y al juicio.

Judah tuvo algunos reyes buenos en el camino, por lo que no fueron capturados hasta muchos años después. Incluso en su cautiverio por los babilonios, no perdieron su identidad. Siguieron los pasos de Israel, incluso involucrándose en la adoración de Baal. La única diferencia es que muchos de sus reyes siguieron al SEÑOR lo mejor que pudieron.

2 Reyes 17:20 “Y el SEÑOR rechazó a toda la simiente de Israel, y los afligió, y los entregó en manos de los que echaban fuego hasta que los echó de su presencia”.

Las diez tribus, con desprecio y desprecio, escribieron un “Loammi” sobre ellos, los rechazaron de ser su pueblo, les dieron una carta de divorcio y no los declararon más bajo su cuidado y patrocinio.

“Y los afligió”: como lo hizo antes de desecharlos por completo, como por el hambre, la sequía y la pestilencia (Amós 4: 6).

“Y los entregué en manos de spoilers”: Primero, en manos de Hazael y Benhadad, reyes de Siria, y luego de Tiglath-pileser rey de Asiria (2 Reyes 13: 3).

“Hasta que los había echado de su vista”: sufriéndolos, como ahora, para ser llevados cautivos por Shalmaneser (2 Reyes 17: 6).

Israel había sido rechazado por no haber guardado los mandamientos de Dios y por seguir a dioses falsos. Dios los había apartado de Él, y los había dispersado en las naciones de alrededor.

2 Reyes 17:21 “Porque él separó a Israel de la casa de David; e hicieron rey a Jeroboam hijo de Nabat; y Jeroboam hizo que Israel siguiera al SEÑOR, y los hizo pecar gran pecado”.

“Él alquiló a Israel” (ver notas en 1 Reyes 11: 11-13, 29-39).

“El“ pecado es un gran pecado ”de Jeroboam I, estaba en llevar a Israel a adorar becerros en Dan y Betel e instalar sacerdotes de la población general (1 Reyes 12: 28-33). Su maldad se convirtió en la norma para el mal en el reino del norte.

Israel ya no era considerado parte de la casa de David. Jeroboam era el rey, que había hecho los becerros de oro para que los usaran en sus servicios de adoración. Él no quería que ellos fueran a Jerusalén para adorar. Tenía miedo, si Israel iba regularmente a Jerusalén para adorar en el templo, se reunirían con Judah y serían 12 tribus nuevamente. Él comenzó la adoración de los dos becerros, para que permanecieran separados de Judá. Él los llevó al pecado con la adoración del becerro.

2 Reyes 17:22 “Porque los hijos de Israel anduvieron en todos los pecados de Jeroboam que hizo; no se apartaron de ellos”.

“Los pecados de Jeroboam” (véanse las notas en 1 Reyes 12: 25-32). Los pecados de ese rey pusieron en movimiento un patrón ininterrumpido de iniquidad idólatra (ver nota en 13: 2).

Cada rey tuvo la oportunidad de acabar con los terneros, pero no lo hicieron. Jehú destruyó la adoración de Baal, pero dejó la adoración del becerro.

2 Reyes 17:23 “Hasta que el SEÑOR eliminó a Israel de su vista, como había dicho por todos sus siervos los profetas. Así fue que Israel fue llevado de su propia tierra a Asiria hasta este día”.

“Hasta este día”: los exiliados de Israel nunca regresaron en grupo, como lo hizo Judá (ver nota en 1 Crón. 9: 1).

Fue la ira de Dios la que puso a Israel en cautiverio de los asirios. Les dio todas las oportunidades para arrepentirse, y no lo hicieron. Muchos de ellos volvieron en la época de Ezra.

 

Versos 24-41: esta sección describe el origen y las prácticas de los samaritanos. Eran un pueblo mixto, resultado del matrimonio entre israelitas y gentiles, que practicaban una forma mixta de adoración (17:33).

2 Reyes 17:24 “Y el rey de Asiria trajo a los hombres de Babilonia, de Cuthah, de Ava, de Hamath y de Sepharvaim, y los puso en las ciudades de Samaria en lugar de los hijos de Israel. y poseyeron a Samaria, y habitaron en sus ciudades.

Sargón envió personas de varias partes del Imperio asirio para reemplazar a los israelitas deportados. Se casaron con los israelitas restantes, y surgió un nuevo pueblo conocido como samaritanos.

“Samaria”: después de su conquista por los asirios, la colina central y la región llana costera del antiguo reino del norte de Israel se convirtió en una provincia asiria, toda llamada “Samaria” después de la antigua ciudad capital (verso 28-29). El rey asirio, Sargón II, se estableció en el seno de pueblos israelitas abandonados que provenían de áreas muy dispersas también conquistadas por los asirios. Babilonia y Cuthah estaban ubicadas en el sur de Mesopotamia. Hamath era una ciudad en el río Orontes en Siria. La ubicación exacta de Ava y Sepharvaim es desconocida. Estas personas, que se casaron con los judíos que escaparon del exilio, se convirtieron en samaritanos. Un pueblo mixto de judíos y gentiles, más tarde odiado por los judíos del Nuevo Testamento (Mateo 10: 5; Juan 4: 9; vea las notas sobre Lucas 10: 29-36).

En las Escrituras anteriores, Samaria es un país y no una ciudad. Esto es solo decir, que todo el pueblo de Israel había sido tomado cautivo y los asirios enviaron a algunos de sus propios pueblos a poblar sus ciudades.

2 Reyes 17:25 “Y [así] fue al principio de su morada allí, [que] no temieron al SEÑOR; por tanto, el SEÑOR envió leones entre ellos, los cuales mató [a algunos] de ellos”.

“Leones entre ellos”: los leones fueron empleados ocasionalmente como instrumentos de castigo por Dios (1 Reyes 13:24; 20:36).

Es interesante que se dieran cuenta de que Dios había enviado a los leones a devorar a estas personas que no conocen a Dios.

2 Reyes 17:26 “Por tanto, hablaron al rey de Asiria, diciendo: Las naciones que habéis quitado y puesto en las ciudades de Samaria, no conocen la manera del Dios de la tierra; por tanto, envió leones entre ellas. y he aquí, ellos los matan, porque no conocen la manera del Dios de la tierra “.

“La manera de Dios”: los recién llegados interpretaron a los leones como un castigo del Dios de Israel, a quien veían como una deidad que necesitaba ser aplacada. Como no sabían cómo apaciguarlo, pidieron ayuda a Sargón II.

Los asirios creían que cada país tenía su propio dios. Ellos no conocían al único Dios verdadero, pero creían que un dios controlaba ese país. La gente se quejó al rey de hacer algo con este problema.

 

Versos 27-28: “Uno de los sacerdotes”: En respuesta, el rey asirio ordenó a un sacerdote israelita que regresara a Samaria desde el exilio para enseñar a la gente lo que el Dios de la tierra requería en la adoración.

2 Reyes 17:27 “Entonces el rey de Asiria ordenó, diciendo: Lleva a uno de los sacerdotes que trajiste de allí; y véyanse a morar allí, y que les enseñe la manera del Dios de la tierra”.

Dio las siguientes órdenes y direcciones.

“Lleva a uno de los sacerdotes que trajiste de allí”: porque se llevaron a todas las personas de todas las clases, civiles y religiosos.

“Y déjelo ir y morar allí, y enséñele la manera del Dios de la tierra”: está en el número plural, “déjenlos ir”, etc. Puede haber más sacerdotes que uno ordenado, o, Sin embargo, otros, para atenderlo y asistirlo en su trabajo. Los judíos dicen que dos fueron enviados para circuncidarlos y enseñarles el libro de la ley. Y dan sus nombres, Dosthai, o Dosithaeus, y Zachariah. Y Josefo dice, la gente deseaba que los sacerdotes fueran enviados a ellos de los cautivos.

El rey de Asiria envía a un sacerdote y a los que lo atendieron, para que pueda aconsejar a la gente la manera en que Dios debía adorar. Él les enseñaría los caminos del Dios de Israel. Esto fue hecho para apaciguar al Dios de Israel. Por supuesto, el rey de Asiria no era consciente de que Él era el verdadero Dios.

2 Reyes 17:28 “Entonces uno de los sacerdotes que se habían llevado de Samaria vino y habitó en Bet-el, y les enseñó cómo debían temer al SEÑOR”.

Según un escritor árabe, su nombre era Uzías. Pero Epifanio dice que su nombre era Esdras. Pero equivocadamente hace que sea enviado por Nabucodonosor, treinta años después del cautiverio de los judíos en Babilonia. Este sacerdote era, sin duda, uno de los sacerdotes de los terneros; porque no había nadie más en el reino de Israel llevado cautivo, y como parece también por su decisión de morar en Beth-el, donde probablemente vivió anteriormente, y ofició allí al servicio del becerro. Y enseñando a hacer sacerdotes del orden más bajo de la gente, como lo fueron los sacerdotes de Jeroboam (2 Reyes 17:32).

“Y les enseñé cómo deberían temer al Señor”: Servir y adorarle. Puede que no les enseñe la adoración de los terneros, que es un asunto político, y ahora no tiene fin que se les responda. Y además, ahora fueron sacados de la tierra. Este sacerdote enseñó, sin duda, de acuerdo con la Ley de Moisés, pero no fue el autor del Pentateuco.

Sabemos que el becerro de oro fue llevado a Asiria, así que quizás se quedó allí y regresaron a la adoración de Jehová, sin el ídolo. Debemos recordar, que este no era el verdadero sacerdocio. Este era el sacerdocio, que había estado involucrado en la adoración del becerro. No entiendo la manera exacta de adoración aquí. Ellos creían que estaban adorando a Jehová.

 

Versículos 29-32: Aunque se les había enseñado la forma correcta de adorar a Dios, todas estas personas colocaron a Dios junto a sus otros dioses en un tipo de adoración ecléctica que era una blasfemia para el único Dios vivo y verdadero.

2 Reyes 17:29 “Pero cada nación hizo sus propios dioses, y los puso en las casas de los lugares altos que los samaritanos habían hecho, cada nación en sus ciudades donde habitaban”.

Sirvieron y adoraron a los que trajeron con ellos, y que fueron obra de sus propias manos, incluso las naciones o los que se encuentran fuera de las naciones mencionadas (2 Reyes 17:24). Estas, a pesar de las instrucciones que tenían sobre la adoración del Dios de Israel, retuvieron y sirvieron a sus propias deidades y las pusieron en las casas de los lugares altos que los samaritanos habían hecho. Cada nación en sus ciudades donde habitaban; como los israelitas habían construido lugares altos en todas partes para la idolatría, y pusieron imágenes en ellos (2 Reyes 17: 9). Estos paganos colocaron a sus dioses allí en la habitación de ellos, que eran los siguientes.

Podríamos decir que esta era una tierra llena de falsos dioses.

2 Reyes 17:30 “Y los hombres de Babilonia hicieron Sucot-benoth, y los hombres de Cuth hicieron Nergal, y los hombres de Hamath hicieron Ashima”

“Succoth-benoth”: Literalmente “tiendas de campaña de las hijas”, probablemente indicando alguna deidad adorada por las orgías sexuales.

“Nergal” Tal vez el dios asirio de la guerra.

“Ashima”: Un ídolo en forma de un chivo calvo.

2 Reyes 17:31 “Y los árabes hicieron a Nibhaz y a Tartak, y los sefarvitas quemaron a sus hijos en fuego a Adrammelec y Anammelec, los dioses de Sefarvín.”

“Nibhaz”: Un ídolo parecido a un perro.

“Tartak”: Un burro o un cuerpo celeste, Saturno.

“Adrammelech”: Quizás lo mismo que Molech, adorado en forma de sol, una mula o un pavo real.

“Anammelech”: un conejo o un ídolo de cabra.

Estos dioses falsos habían sido el dios nacional de los países mencionados. Esta fue una de las formas más malvadas de adoración de los dioses falsos que sacrificaron niños

 

Versículos 32-33: La religión recién establecida de los samaritanos fue en gran parte una mezcla de la religión corrupta de Israel y el paganismo traído por aquellos que se establecieron en el reino del norte. En consecuencia, fue apóstata, desde el inicio y así los judíos rechazaron tanto a los samaritanos como a su religión (Juan 4: 9; 8:48).

2 Reyes 17:32 “Y temieron al SEÑOR, y se hicieron a sí mismos los sacerdotes de los lugares altos, que sacrificaban por ellos en las casas de los lugares altos”.

Adoraban al Dios de Israel en la forma en que fueron enseñados.

“Y se hicieron a sí mismos de los sacerdotes más bajos de ellos los lugares altos”: que se sacrificaron por ellos en las casas de los lugares altos. Estos fueron hechos a la manera de los sacerdotes de Jeroboam (1 Reyes 12:31). El Dios de Israel en los lugares altos, y los templos construidos allí. De lo contrario, tenían, sin duda, sacerdotes propios para sacrificar a sus dioses, y que trajeron con ellos.

Esta es una declaración interesante. Por un lado, temían al SEÑOR. Por otro lado, mantuvieron a sus falsos dioses. Esta es una bolsa mixta. Adoraban al SEÑOR ya los dioses falsos. Elevaron al SEÑOR un poco más alto que los otros.

2 Reyes 17:33 “Temían al SEÑOR, y servían a sus propios dioses, a la manera de las naciones que se llevaron de allí”.

Adoró a ambos.

“Al estilo de las naciones que se llevaron de allí”: los israelitas, a quienes habían llevado cautivos de Samaria; adoraban al Señor en sus ídolos, como hacían, que pretendían adorar a Dios en las pantorrillas. El Dios supremo en y por sus ídolos, e hizo uso de ellos como mediadores con él.

Esta es la razón por la que el SEÑOR los había dejado capturar las diez tribus de Israel. Estas personas están adorando de la misma manera que lo hicieron los israelitas, antes de ser capturados.

 

Versos 34-41: Habiendo demostrado cómo se originó el pueblo samaritano y su religión (versículos 24-33), el escritor de Reyes muestra cómo la adoración sincretista de los samaritanos continuó durante generaciones, incluso hasta su propia época (versículo 41; el exilio babilonio). La religión de los samaritanos no era, en su fundación, diferente de la religión desviada de Jeroboam I.

2 Reyes 17:34 “Hasta el día de hoy lo hacen según los modales anteriores: no temen al SEÑOR, ni a los estatutos, ni a las ordenanzas, ni a la ley ni a los mandamientos que el SEÑOR ordenó a los hijos de Jacob, a quienes él llamó a Israel;

“Hacer después de los modales anteriores”: la religión de los samaritanos era sincrética; combinaba elementos de la adoración del Señor con las prácticas de adoración de los dioses que los colonos asirios habían traído consigo (ver nota en el versículo 24).

No guardaron las leyes ni los mandamientos de Dios. Parecía que esta religión mixta de Jehová y los falsos dioses juntos por estos captores de Israel había durado más de 150 años. No habían guardado la ley ni los mandamientos del Dios de Israel.

2 Reyes 17:35 “Con quien el SEÑOR había hecho un pacto, y les ordenó, diciendo: No temeréis a otros dioses, ni se inclinarán a ellos, ni les servirán, ni se sacrificarán a ellos”.

Como lo hizo en el Sinaí (2 Reyes 17:15).

“Y les ordenó, diciendo: No teman a otros dioses, ni se inclinen ante ellos, ni les sirvan, ni se sacrifiquen a ellos”: Todo lo que está contenido en el primero y segundo mandamientos de la ley.

2 Reyes 17:36 “Mas el SEÑOR, que te sacó de la tierra de Egipto con gran poder y un brazo extendido, le temerá, y a él adorarás, y a él harás sacrificios”.

Lo que se observa, para mostrar las obligaciones bajo las cuales están, en el punto de gratitud, de servir al Señor.

“Le temerás, ya él adorarás, ya él sacrificarás”: Y a él solamente, y no a otros dioses. Nadie más que él, siendo objeto de temor religioso y de adoración divina, ya quienes se deben ofrecer sacrificios.

2 Reyes 17:37 “Y los estatutos, y las ordenanzas, y la ley, y el mandamiento, que él escribió para vosotros, los guardaréis para siempre; y no temeréis a otros dioses”.

En las dos tablas de piedra.

“Deberéis observar que debemos hacer para siempre”: los mandatos relacionados con el culto religioso, especialmente su objeto, y sus deberes morales, son de obligación eterna. Y todos los demás estatutos y ordenanzas de un tipo ceremonial que él ordenó que se escribieran para ellos, de tal manera que debían tenerse en cuenta hasta que llegara el Mesías y comenzara un nuevo mundo.

“Y no temeréis a otros dioses”: lo cual se repite para que se pueda observar, como también lo es después.

Este es un recordatorio de quién es el verdadero Dios y de que no compartirá a su pueblo. Deben adorar a Dios y solo a Él, si quieren Sus bendiciones. El pacto era condicional. Ellos serían bendecidos, si guardaban su ley y sus mandamientos. Serían maldecidos, si no los guardaban. Él les había probado sin lugar a dudas, que solo Él era Dios, cuando los sacó de Egipto. Este fue un pacto eterno para todas las generaciones venideras.

2 Reyes 17:38 “Y el pacto que he hecho contigo no lo olvidarás, ni temerás a otros dioses”.

La ley dada en el monte Sinaí; la primera mesa de la cual se refería principalmente a la adoración del único Dios verdadero y viviente, y prohíbe la adoración de cualquier otra, de la siguiente manera.

“Ni temeréis a los otros dioses”: O hagámoslos objeto de adoración.

2 Reyes 17:39 “Mas al SEÑOR tu Dios, temerás, y él te librará de la mano de todos tus enemigos.”

O adórale, tanto interna como externamente, de acuerdo con su voluntad revelada; Porque el temor de Dios incluye tanto la adoración interna como la externa.

“Y él te librará de la mano de todos tus enemigos”: es decir, siempre y cuando lo teman y lo sirvan como él lo requiera, y se les hizo a ellos hacer.

Este pacto debía estar en sus mentes y en sus corazones, todo el tiempo. Nunca fueron para olvidar. Debían temer a Dios solamente.

1 Samuel 12:24 “Temed a Jehová, y servidle en verdad con todo vuestro corazón; porque considerad cuán grandes [cosas] ha hecho por vosotros”.

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría.

2 Reyes 17:40 “Pero ellos no oyeron, pero sí lo hicieron de acuerdo con su forma anterior”.

No se arrepintieron de sus idolatrías, sino que persistieron en ellos, e incluso cuando estuvieron en cautiverio en Asiria, o aquellos que quedaron en la tierra.

Ellos decían creer en el SEÑOR, pero adoraban a otros dioses.

2 Reyes 17:41 “Así temieron estas naciones al SEÑOR, y sirvieron sus imágenes talladas, tanto a sus hijos como a los hijos de sus hijos; así como lo hicieron sus padres, así lo hacen hasta el día de hoy”.

De la misma manera que lo hicieron los israelitas, que sirvieron al Señor y a los terneros, y adoraron a Dios y Baal.

“Tanto sus hijos como los hijos de sus hijos”: Es decir, los niños y los hijos de los samaritanos.

“Al igual que sus padres, así lo hacen hasta este día”: A la escritura de este libro, que algunos atribuyen a Jeremías, a cuyos tiempos, y aún más, continuaron esta adoración mixta y mestiza. Por el espacio de trescientos años. A los tiempos de Alejandro Magno, de quien Sanbalat, gobernador de Samaria, obtuvo permiso para construir un templo, en Gerizim, para su yerno Manasseh, del cual se convirtió en sacerdote. Y los samaritanos se vieron obligados a renunciar a su La idolatría, y adorar solo al Dios de Israel. Y sin embargo, parece ignorante, y no sin superstición, a los tiempos de Cristo (Juan 4:22).

Jesús lo dijo mejor en las siguientes Escrituras.

Lucas 4: 8 “Respondió Jesús y le dijo: Vuélvete detrás de mí, Satanás, porque está escrito:” Adorarás al Señor tu Dios, ya él solo servirás “.

Dios no compartirá a su pueblo. Nergal era la adoración de un gallo. Ashima adoraba la forma de una cabra. Nibhaz era la adoración de un perro. Tartak adoraba la forma de un burro. Los animales eran las formas que usaban las personas para adorar a sus falsos dioses. Este tipo de adoración todavía continúa en gran parte de la adoración de Satanás. Igual que se les instruyó, debemos hacerlo también. No adoren ni sirvan a nada, ni a nadie, excepto a Dios.

2 Reyes Capítulo 17 Preguntas

  1. ¿Cuánto tiempo reinó Oseas en Israel?
  2. ¿Hizo bien, o mal?
  3. ¿De quién fue el siervo en quien se convirtió Hea
  4. ¿A quién envió Hoshea en busca de ayuda?
  5. ¿Qué pasó cuando el rey de Asiria se enteró?
  6. ¿Cuánto tiempo estuvo rodeada la ciudad capital?
  7. ¿Qué pasó con el pueblo de Israel?
  8. ¿Por qué le pasó todo esto a Israel?
  9. ¿Cuáles fueron algunas de las cosas secretas que hizo el pueblo de Israel?
  10. ¿Qué simboliza el incienso?
  11. Un ídolo es un ___________.
  12. ¿A quién fue enviado Dios para advertir a los israelitas?
  13. ¿Qué se entendía por tener los cuellos endurecidos?
  14. ¿Qué cosa terrible habían hecho para adorar?
  15. ¿Cuáles fueron algunas de las cosas terribles que hicieron en el versículo 17?
  16. ¿Quién quedó de los elegidos de Dios, después de que Israel fue llevado cautivo?
  17. ¿Cuál de los reyes había traído adoración de becerros?
  18. ¿Quién vino y vivió en las ciudades tomadas de los israelitas?
  19. ¿Qué envió el SEÑOR para devorar a estos malvados?
  20. ¿A quién envió el rey de Asiria para ayudar?
  21. ¿Cuál fue el comentario del autor en el versículo 29?
  22. ¿Cuánto tiempo había estado en pie esta religión mixta?
  23. ¿Cuáles fueron las condiciones del acuerdo que Dios hizo con Israel?
  24. ¿Guardaron los mandamientos?
2 Reyes Capítulo 17
5 (100%) 1 vote