Deuteronomio Capítulo 14


Versículos 1-29: este capítulo continúa la condena de la apostasía con énfasis en la santidad. Aplica el tercer mandamiento y sus restricciones. Los contenidos del capítulo son:

(1) La prohibición de los ritos paganos (versículos 1-2);

(2) La prohibición de comer carne inmunda, que se llama abominación (versículos 3-20);

(3) Algunas leyes de transición contra las costumbres paganas de los cananeos (v. 21-29).

En este contexto, el rito puede haber sido un tipo de magia imitativa, diseñada para revitalizar al dios Baal de quien se creía que dependía la fertilidad de la tierra (comparar 1 Reyes 18:28).

Versículos 1-21: Moisés le dice al pueblo de Israel cómo Dios les había dado tres privilegios distintivos, que eran su honor, y las figuras de esas bendiciones espirituales en las cosas celestiales, con las cuales Dios nos ha bendecido en Cristo.

  1. Elección: El Señor te ha elegido. Él no los eligió porque eran, por sus propios actos, un pueblo peculiar para él por encima de otras naciones. Pero él los escogió para que fueran así por su gracia; y así fueron elegidos los creyentes (Ef. 1: 4).
  2. Adopción: Vosotros sois los hijos del Señor vuestro Dios. No porque Dios necesitaba hijos, sino porque eran huérfanos y necesitaban un padre. Todo israelita espiritual es ciertamente un hijo de Dios, un participante de su naturaleza y favor.
  3. Santificación: Tú eres un pueblo santo. Se requiere que el pueblo de Dios sea santo, y si son santos, están en deuda con la gracia de Dios que los hace así. Aquellos a quienes Dios escoge para ser sus hijos, se formará para ser un pueblo santo y celoso de las buenas obras.

Deben tener cuidado de evitar todo lo que pueda deshonrar su profesión, a la vista de los que vigilan su detención. Nuestro Padre celestial no prohíbe nada más que para nuestro bienestar. No te hagas daño; No arruines tu salud, tu reputación, tus comodidades domésticas, tu tranquilidad. Especialmente no asesines tu alma. No seas el esclavo vil de tus apetitos y pasiones. No te vuelvas miserable a tu alrededor, y desdichado; pero apunta a lo que es más excelente y útil. Las leyes que consideraban que muchas clases de carne eran impuras, debían evitar que se mezclaran con sus vecinos idólatras. Está claro en el evangelio, que estas leyes ahora han sido eliminadas. Pero preguntemos a nuestros propios corazones, ¿somos de los hijos del Señor nuestro Dios? ¿Estamos separados del mundo impío, al ser apartados para la gloria de Dios, ¿La compra de la sangre de cristo? ¿Somos sujetos de la obra del Espíritu Santo? ¡Señor, enséñanos a partir de estos preceptos, cuán puros y santos debe vivir todo tu pueblo!

Versos 1-2: Dos cosas son evidentes en cuanto a las prácticas en el versículo 1:

(1) La laceración del cuerpo con el consiguiente flujo de sangre fue parte de las costumbres de duelo empleadas en las religiones fuera de Israel.

(2) La laceración puede haber sido parte de un rito estacional dentro del culto a la fertilidad cananea.

Las prohibiciones de cortarse y afeitarse “hacer calvicie entre los ojos de los muertos” probablemente estaban enraizadas en las costumbres paganas y, por lo tanto, eran expresiones de luto inaceptables para un pueblo elegido que vivía solo para Dios.

Deuteronomio 14: 1 “Vosotros sois los hijos del SEÑOR vuestro Dios; no os cortaréis ni haréis calvicie entre vuestros ojos para los muertos”.

“No cortaréis … ninguna calvicie”: las dos prácticas, lacerar el cuerpo y afeitarse la cabeza, se asociaron con las costumbres de duelo de las religiones extranjeras. Aunque las acciones en sí mismas pueden parecer inocentes, se asociaron con prácticas y creencias reprensibles para el Señor. Compare (Lev. 19: 27-28; 21: 5; 1 Reyes 18:28; 1 ​​Co. 3:17).

Era costumbre de los paganos a su alrededor cortarse y afeitarse la cabeza por el luto por los muertos. Esto está estrictamente prohibido para el pueblo de Dios. La razón por la que está prohibido es porque su Señor Dios es el dador de la vida. Para hacer esto, no mostraría fe en Dios. Jesús incluso dijo que deberíamos regocijarnos por la muerte y lamentarnos por el nacimiento. El cristianismo cree en la vida después de la muerte.

Deuteronomio 14: 2 “Porque tú eres pueblo santo para el SEÑOR tu Dios, y el SEÑOR te ha elegido para que seas un pueblo peculiar para él, sobre todas las naciones que [están] sobre la tierra”.

“Tú eres un pueblo santo para el SEÑOR tu Dios”: otra vez viene el importante recordatorio de su relación peculiar con Dios. Más de 250 veces, Moisés enfatizó a Israel, “Jehová tu Dios”.

Se les ha dado la ley de Dios, y deben ser un ejemplo para el resto del mundo. El mundo es saber que estos son los elegidos de Dios. Sus vidas son para revelar su relación con el Señor. “Peculiar” es hablar de que son diferentes. Se reservan para mostrar al mundo la gracia de Dios.

 

Versos 3-21: “De cualquier cosa que se diga por sí misma”: se prohibió comer la carne de un animal que había muerto de muerte natural porque el animal no se había matado de la manera adecuada y la sangre se había drenado (vea la nota en la página 12). : 23). Sin embargo, el animal podría ser comido por “el alienígena que está en tu ciudad” (ver notas en Lev. 17: 10-16).

“Un niño en la leche de su madre”: esta prohibición sin duda reflejó una práctica común en la religión cananea que se observó supersticiosamente con la esperanza de que la fertilidad y la productividad aumentaran (compárese con Éxodo 23:19; 34:26).

 El pasaje principal sobre las “bestias, que comeréis” (es el capítulo 11 de Levítico). Dado que Deuteronomio replantea la Torá para la segunda generación, estos problemas dietéticos se presentan nuevamente. Todas las leyes de distinción (vestimenta, semana de trabajo y dieta) tenían un propósito: apartar a Israel de sus vecinos: “Por lo tanto, seréis santos” (Lev. 11:45).

Deuteronomio 14: 3 “No comerás ninguna cosa abominable”.

“Una cosa abominable”: el término se usa en el Antiguo Testamento para algo impuro, inmundo y totalmente desprovisto de santidad (7: 25-26; 14: 3; 17: 1, 4; 18: 9; 20:18) . En (7:25 y 12:31), se emplea en asociación con ritos religiosos paganos. Quizás parte de la razón de la prohibición de comer ciertos tipos de carne fue la asociación existente entre esos animales y las religiones extranjeras paganas.

Esta separación de sí mismos de las cosas que Dios había prohibido a los judíos comer, los separa de otras personas. Vemos una Escritura en el Nuevo Testamento, que muestra que esto fue solo para los judíos.

1 Timoteo 4: 4-5 “Porque toda criatura de Dios [es] buena, y nada que se rechace, si se recibe con acción de gracias:” “Porque está santificada por la palabra de Dios y la oración”.

La separación para los judíos de estas cosas era enseñarles la santidad en el Señor.

Romanos 14:14 “Sé, y estoy convencido por el Señor Jesús, que [no hay] nada inmundo de sí mismo; pero para el que estima que algo es impuro, para él [es] inmundo”.

La comida abominable que comen los judíos es abominable, porque Dios les prohíbe que la coman. Están siendo desobedientes a Dios cuando lo comen.

Deuteronomio 14: 4 “Estas son las bestias que comeréis: el buey, la oveja y la cabra”

Es decir, de lo que podrían comer legalmente, que les fue permitido comer. Para ellos no fueron obligados a comer de ellos si no lo eligieron.

“El buey, la oveja y la cabra”: las criaturas utilizadas en sacrificio, y las únicas. Sin embargo, sin embargo, podrían ser utilizados para alimentos si se eligen

Deuteronomio 14: 5 “El ciervo, y el periquito, y el gamo, y la cabra salvaje, y el pygarg, y el buey salvaje, y la gamuza”.

Siete variedades de juego; Hart, gacela, roebuck, buey salvaje, jirafa, búfalo y una especie de cabra. Puede que no sea innecesario comentar que ni para los nómadas ni para la caída es un deporte de caza. Es, especialmente para el primero, una búsqueda ardua y hambrienta de comida. El nómada no es un cazador. Los cazadores de Arabia son los Sleyb, gitanos errantes sin ganado ni camellos. Según Burckhardt, viven en carne de gacela seca. Además de las variedades de juegos que se dan aquí como comestibles, los antiguos árabes saborearon también la carne del asno salvaje.

Deuteronomio 14: 6 “Y toda bestia que separa el casco, y divide la hendidura en dos garras, [y] mastica la mofeta entre las bestias, para que las comáis”.

En este y los dos versículos siguientes se dan dos reglas generales, por las cuales se podría saber qué bestias eran aptas para el alimento y cuáles no. Uno es si separaron el casco, y el otro si masticaron el bolo, tal vez se coman. Pero de tal manera que solo masticaba el bolo, pero no dividía el casco, ya que el camello, la liebre y el conejo no podían comerse. Y así, si dividieron el casco, y no masticaron el bolo, como los cerdos, eran igualmente ilegales (véanse las notas sobre Lev. 11: 3-8).

Los tres versículos anteriores son una re-afirmación de Levítico de la carne que se le permite comer al israelita. Quizás por motivos de salud, nos sentiríamos mejor si seguimos estas reglas nosotros mismos.

Lo anterior sería clasificado como animales limpios. “Pygarg” es un antílope.

Deuteronomio 14: 7 “Sin embargo, estos no comeréis de los que mastican el bolo, o de los que dividen el casco hendido; [como] el camello, la liebre y el conejo: porque mastican el bolo, pero no dividen la pezuña; [por lo tanto] [son] inmundos para ti “.

Con quién puede estar de acuerdo uno de estos caracteres descriptivos, pero no el otro.

“Que mastique la bofetada, o de los que dividen la pezuña hendida”: hubo algunos que masticaron la mecha pero no la dividieron. Otros que dividieron el casco pero no masticaron el bolo, de los cuales se dan los siguientes ejemplos.

“Como el camello”: porque mastica el bolo, pero no divide el casco. Él es inmundo para ti; y no ser comido, ya sea hombre o mujer.

“Y la liebre y el conejo”: O conejo: porque (más bien, sin embargo) él mastica el bolo. Tiene una red en el estómago, ya que esos animales tienen que mastican el bolo y, por lo tanto, se dice que lo mastica. o “aunque él mastica”; lo que, sin embargo, algunos observan, el conejo o conejo no lo tiene, teniendo dientes superiores.

Vemos que la razón por la que se les prohíbe comer es que no siguen tanto el casco roto como el masticar.

Deuteronomio 14: 8 “Y el cerdo, porque divide el casco, pero no mastica el bolo, es impuro para vosotros: no comeréis de su carne, ni tocaréis sus cuerpos muertos”.

A pesar de que divide la pezuña, y se patea. No solo se separan sus cascos, sino que se abren bastante, y así, a este respecto, responde al primer carácter descriptivo de Moisés de criaturas limpias.

“Sin embargo, él no mastica el bolo”: y un erudito médico observa, que tales criaturas que no mastican el bolo, un chyle tan perfecto no pueden ser elaborados por ellos como lo son por aquellos que mastican el bolo, y por lo tanto su carne debe ser menos sana. . Y de los cerdos, dice, tienen solo una barriga, por lo que no hay rumia ni masticar la mofa por ellos. Por lo tanto, deben colocarse y están en un grado más bajo que el camello, el conejo y la liebre.

Entramos en detalle sobre esto en Levítico. Aquí solo diremos, que la carne de cerdo que no está bien cocida puede enfermarlo gravemente. Esta es una ley de preservación para los judíos. Usted podría enumerarlo como una ley dietética. Un cerdo es un carroñero. Por eso está prohibido.

Deuteronomio 14: 9 “Estos comeréis de todos los que están en las aguas; todos los que tienen aletas y escamas, comeréis”.

Los peces allí, incluso los que tienen aletas y escamas, pero los que no tienen, no deben ser comidos. (ver notas sobre Levítico 11: 9-12.

Deuteronomio 14:10 “Y todo lo que no tiene aletas ni escamas, no comáis; es inmundo para vosotros”.

Lo que se repite para que presten especial atención a esta ley y tengan cuidado de cumplirla, ya que esta es la única señal que se da.

“Es inmundo para vosotros”: el Targum de Jonatán dice que no solo la carne de tal pez, sino el caldo y los encurtidos hechos de ellos debían ser una abominación (véase Lev. 11:12).

Una vez más, la separación aquí es de aquellos peces que son carroñeros y comen cualquier cosa. Los peces sin aletas no tienen discreción sobre lo que comen. Ellos son comedores de sangre.

Deuteronomio 14:11 “[De] todas las aves limpias comeréis”.

Lo que describe el Targum de Jonathan, todos los que tienen una cría y cuya cosecha está desnuda, tienen una garra superflua y no son rapaces. Pero los que no son limpios se expresan por su nombre en los siguientes versículos, de modo que todos, excepto ellos, pueden considerarse limpios y aptos para la comida. Maimónides observa que solo se cuenta el número de los impuros, de modo que todo el resto es libre.

Deuteronomio 14:12 “Pero estos [son] de los que no comeréis: el águila, la osefra y el águila pescadora”

Jarchi observa, que las aves inmundas se mencionan particularmente, para enseñar que las especies limpias son más que las impuras, y por lo tanto se dan los detalles de la menor cantidad posible. Estos son todos los mismos nombres que en (Lev. 11:13), excepto uno, “el glede” (Deut. 14:13). Que es una especie de cometa o buitre. El Jerusalem Targum lo convierte en el buitre, y el Targum de Jonathan el “dayetha” blanco o buitre. En (Lev. 11:14) se tradujo el “buitre”.

Deuteronomio 14:13 “Y el glede, y la cometa, y el buitre según su especie”

Un pájaro del tipo del buitre, que evidentemente tiene su nombre por su vista aguda. Esto se omite en el levítico.

Deuteronomio 14:14 “Y cada cuervo según su especie”

Se piensa que es lo mismo que el buitre rendido (ver com. Lev. 11:14).

Deuteronomio 14:15 “Y el búho, y el halcón nocturno, y el cuco, y el halcón según su especie”.

“El cuco”: (Cockow): Más probablemente la gaviota. (ver en Lev. 11:16).

Deuteronomio 14:16 “La lechuza, y la gran lechuza, y el cisne”

“El pequeño búho”: bote de la noche y búho de chillido. Probablemente, la lechuza del sur, “una de las aves más universalmente distribuidas en Tierra Santa”. Habita ruinas (Salmo 102: 6-7). Los árabes lo llaman ‘madre de las ruinas’.

“El cisne”: Más bien, el ganso (ver Lev. 11:18).

Deuteronomio 14:17 “Y el pelícano, y el águila y el cormorán”

“Y el pelícano”: que tiene su nombre en hebreo por vómitos. Dicho por Aben Ezra y Baal Hatturim, que es un pájaro que vomita su comida. Y es observado por varios naturalistas, del pelícano, que se traga los mariscos, y después de haber estado un tiempo en su estómago, los vomita nuevamente. Cuando se ha calentado, las conchas se abren y se saca la carne.

“Y el águila dorada”: La palabra hebrea Rachemah es manifiestamente idéntica a Rachamah, el nombre que los árabes dan al buitre común de Asia occidental y Egipto (ver Lev. 11:18).

“Cormorán”: Más bien, la zambullida; una ave marina (ver Lev. 11:17).

Deuteronomy 14:18 “Y la cigüeña, y la garza según su especie, y la avefría, y el murciélago”.

“Y la cigüeña”: un alimentador sucio, su carne es de rango.

“Garza”: la garza común: un ave comestible en Europa que una vez fue muy apreciada en su mesa. Pero se alimenta, además de peces, de muchos animales terrestres impuros, serpientes, ratas, etc.

“La avefría”: la upupa o aro: un ave hermosa, pero de los hábitos más impuros (ver Lev. 11:19).

“El murciélago”: Moisés comienza su catálogo de aves con el más noble, y lo termina con el más vil, que es el murciélago. Un animal del tipo dudoso, entre un pájaro y un ratón. Se alimenta de insectos, como lo observa el Dr. James, y también lo es la comida inadecuada para los habitantes de climas muy cálidos.

Deuteronomio 14:19 “Y todo lo que se arrastra que es inmundo es para vosotros; no será comido”.

Que el Targum de Jonathan parafrasea así. “Todas las moscas y avispas (o avispones). Y gusanos de lentillas y frijoles, que se separan de la comida, y vuelan como pájaros. Son inmundos” (véanse las notas en (Lev. 11: 20-21).

Deuteronomio 14:20 “[Pero de todas las aves limpias podréis comer”.

Incluso de todas las aves, excepto las anteriores. la ave es engañosa; el término alado cubre tanto a las aves como a los insectos voladores y aquí probablemente se refiere solo a los últimos. Las instancias de Aben Ezra en la langosta, como un ave limpia, que podrían comerse. Y así, el Targum de Jonatán es “toda langosta limpia podréis comer” (ver Lev. 11:22).

Estas regulaciones nuevamente, son leyes dietéticas. Las aves que están prohibidas aquí, en general, son “carroñeros” y viven de cosas muertas. Son parte del sistema de Dios de limpiar las cosas muertas en la tierra. Lo más importante de estas cosas, es el cuidado de Dios por su pueblo. Vemos que Dios quiere que aprendan a obedecer Sus mandamientos sin cuestionar por qué.

Deuteronomio 14:21 “No comerás [de] nada que de sí mismo se le dé: lo darás al extranjero que está en tus puertas, para que lo coma, o puedes venderlo a un extranjero: Tú eres pueblo santo para el SEÑOR tu Dios. No verás un niño en la leche de su madre “.

La prohibición de comer cualquier cosa que “la dieta de sí misma” fue probablemente destinada a evitar que la contaminación ingiera sangre. El sacrificio de la cabra joven que estaba llena de leche materna (Éxodo 23:19; 34:26) fue un acto grotesco e inhumano. El sacrificio de animales no es agradable en ningún entorno, pero los excesos como los de los cananeos estaban estrictamente prohibidos.

“Ver a un niño en la leche de su madre”: La mayoría toma esto como una prohibición dirigida contra una práctica cananea. Nadie parece estar seguro de lo que realmente involucró, pero aparece al final de las leyes sobre festivales en el código del pacto (compare Éxodo 23:19; 34:26). Algunos piensan que la costumbre antinatural podría haberse practicado de manera supersticiosa, tal vez para promover la fertilidad.

Vemos en esto que el extraño (pagano) no tiene tal ordenanza. Él puede comer lo que esté disponible. Él no es una persona circuncidada, por lo que no obedece las leyes dietéticas. La santidad de los hebreos en el Señor evitaría que los comieran. Un hebreo no servirá leche y carne en la misma comida. Este es posiblemente, el extremo de la declaración anterior. “Hervir” es una forma de hervir. La única razón para esto sería la simpatía por los animales, supongo.

Versos 22-29: los rabinos sugirieron que, además del “diezmo” normal dado a los levitas y sacerdotes, había un segundo diezmo que consistía en una comida festiva que comían el oferente y sus invitados en el santuario (versículos 22-27). ), y que había un tercer diezmo reunido en el tercer y sexto año de un período sabático (versículos 28-29). Algunos eruditos sugieren que el diezmo de (versículos 28 y 29), es el único adicional y, por lo tanto, es el segundo diezmo. Otros sostienen que solo había un diezmo, que variaba de acuerdo con los dictados de los tiempos y circunstancias sagrados.

Se requería una segunda porción del producto de su tierra. Evidentemente, toda la cita fue contra la codicia, la desconfianza y el egoísmo del corazón humano. Promovió la amistad, la liberalidad y la alegría, y recaudó un fondo para el alivio de los pobres. Se les enseñó que su porción mundana se disfrutaba más cómodamente, cuando se compartía con los hermanos que los necesitaban. Si así servimos a Dios y hacemos bien con lo que tenemos, se promete que el Señor nuestro Dios nos bendecirá en todas las obras de nuestra tierra. La bendición de Dios es todo para nuestra prosperidad externa; y sin esa bendición, el trabajo de nuestras manos no traerá nada para pasar. La bendición desciende sobre la mano obrera. No esperes que Dios te bendiga en tu ociosidad y amor de facilidad. Y desciende sobre la mano que da. El que así se dispersa, sin duda aumenta; y ser libre y generoso en el apoyo de la religión, y cualquier buen trabajo, es la forma más segura y segura de prosperar.

Deuteronomio 14:22 “En verdad diezmarás todo el aumento de tu descendencia, que el campo produce año tras año”.

“Diezmo”: una décima. El diezmo especificado en estos versículos era solo el de los productos agrícolas que la tierra proporcionaría. Este fue un segundo diezmo que se usó para la celebración de convocatorias de adoración en el santuario (versículos 23-26), además del primer diezmo mencionado, conocido como el diezmo levítico, que se destinó a apoyar al sacerdote y los levitas que servían a la iglesia. personas (compare Lev. 27: 30-33 y Núm. 18: 21-32). También se ofreció un tercer diezmo de bienestar cada 3 años (vea las notas en 14:28, 26:12).

Parte de la adoración sagrada de Israel incluía el disfrute de sus fiestas y ofrendas con el Señor (7: 7).

Un “diezmo” es una décima parte de su aumento. Semilla se refiere a todo lo que cultiva esa semilla. Al parecer, llevan la décima parte al lugar de adoración y la preparan como alimento allí. El comer estas cosas santas, en cierto sentido, las hace partícipes de la santidad.

Deuteronomio 14:23 “Y comerás delante de Jehová tu Dios, en el lugar donde él escoja poner allí su nombre, el diezmo de tu maíz, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus rebaños, para que aprendas a temer al SEÑOR tu Dios siempre “.

“Come antes del SEÑOR”: El diezmo debía ser llevado al santuario central donde los adoradores debían comer una porción en comunión con el Señor.

Esta comida es para ser una santa comunión con el SEÑOR. Este hecho de ser llevado al Lugar Santo, muestra que esto ya no pertenece a la persona que lo trae. El hecho de que él come de lo que es del SEÑOR, muestra que en realidad está participando del SEÑOR. Este comer muestra obediencia al SEÑOR. Si hubiera comido esto un décimo en casa, habría sido pecado. Todo esto muestra que está interesado en agradar al SEÑOR.

Deuteronomio 14:24 “Y si el camino es demasiado largo para ti, para que no puedas llevarlo; [o] si el lugar está demasiado lejos de ti, que el SEÑOR tu Dios elegirá para poner su nombre allí, cuando Jehová tu Dios te haya bendecido,

“Si el camino es demasiado largo”: si ciertos israelitas vivían demasiado lejos del santuario para que les resulte práctico llevar allí sus diezmos agrícolas, entonces podrían intercambiar el diezmo localmente por plata y luego convertir el dinero de nuevo en sustancia al el santuario.

Jerusalén sería elegida como el lugar de culto. Algunos de los lugares están bastante lejos de allí. Esto es para cubrir el inconveniente de recorrer muchas millas para mantener esto. Debe haber una ofrenda, para mostrar su gratitud por el Señor bendiciéndolos.

Deuteronomio 14:25 “Entonces lo convertirás en dinero, y atarás el dinero en tus manos, e irás al lugar que Jehová tu Dios elegirá:”

El diezmo, que sería un carro más ligero y más fácil.

“Y atar el dinero en tu mano”: ponlo en una bolsa o bolso, átalo y llévalo en la mano. Que algunos piensan que se ordenó, que podría no ser mezclado con otro dinero. Pero solo parece tener respeto por el viaje, y hacer que sea adecuado para eso. Los escritores judíos, algunos de ellos, dan un sentido diferente de la palabra que hacemos “atar”. E interprérelo de marcar la plata, o imprimir una forma, figura o imagen en ella con la mano. Quieren decir que debe ser moneda acuñada; Así que Maimónides. No pueden profanar el diezmo sagrado con dinero no acuñado, ni con dinero no corriente, ni con dinero que no está en poder de un hombre. Por eso se dice:

“En tu mano”: que el hombre posee y es de su propiedad.

“Y irás al lugar que el Señor tu Dios escogerá”: llevando el dinero con él, por lo que vendió el diezmo.

Él debe llevar el dinero al lugar que el Señor ha elegido para que él adore. Él todavía hace el viaje a la casa del SEÑOR, pero no está cargado con los animales.

Deuteronomio 14:26 “Y darás ese dinero por todo lo que tu alma codicie, por bueyes, o por ovejas, o por vino, o por bebida fuerte, o por todo lo que tu alma desee, y comerás allí delante de Jehová. Dios, y te alegrarás, tú y tu casa, “

Él podría comprar qué provisión él haría con él. Lo que más le gustaba, y era lo más agradable para su apetito.

“Para los bueyes, o para las ovejas”: Él podría comprar carne de res o de cordero, o cualquier otro tipo de carne que pudiera obtenerse, y era legal comerla, como se indicó anteriormente.

“O para vino, o para bebida fuerte”: para beber con su comida, ya sea vino o cualquier otro licor. El Targum de Jonathan es, vino nuevo o viejo, que eligió. Pero este último, bebida fuerte, dice Aben Ezra, era un licor hecho de miel y dátiles, y de trigo y cebada (véanse las notas sobre Prov. 20: 1; 23: 29-35; 31: 4-7).

“O para lo que tu alma desee”: si era comestible o potable.

“Y comerás allí delante de Jehová tu Dios”: El que puso su nombre en ese lugar; y morando allí, como lo hizo el Señor en el templo de Jerusalén.

“Y tú te regocijarás, tú y tu casa”: Come su comida con alegría y alegría, haciendo de ella un festín y manteniéndolo como tal. Él y toda su familia, su esposa e hijos, o tantos como estaban con él. Y todos los hombres se vieron obligados a presentarse en los tres grandes festivales anuales, y fue en uno de estos que esto estaba por hacerse.

En realidad, usan el dinero para comprar lo que llevan a la casa del SEÑOR. Ellos llevan lo que han comprado, y lo comen en la presencia del SEÑOR. Esto es lo mismo que antes, la única diferencia es que compran su oferta.

Deuteronomio 14:27 “Y el levita que está dentro de tus puertas, no lo dejarás, porque no tiene parte ni heredad contigo.”

Como no le dio el primer diezmo, como Jarchi comenta, así no debía olvidarlo en esto. No debía dejarlo atrás, sino llevarlo con él para participar de este entretenimiento.

“Porque no tiene parte ni heredad contigo en la tierra (ver Deut. 12:12).

Hemos discutido antes que los levitas viven de las ofrendas que se traen a la iglesia.

Versículos 28-29: la Torá prescribió tres diezmos (para los dos primeros, ver Lev. 27: 30-32; Núm. 18: 21-32). Este tercer diezmo, el de la benevolencia, fue recolectado “cada tercer año” para “el extranjero, el huérfano y la viuda”. La Torá exigió que los pobres fueran atendidos por el pueblo de Dios, un punto que se hizo eco en (Santiago 1:27). Jesús fue tan lejos como para equiparar el trato de Sus seguidores a los desfavorecidos con su trato hacia Él (Mateo 25: 35-40).

Deuteronomio 14:28 “Al cabo de tres años sacarás todo el diezmo de tu aumento el mismo año, y lo pondrás dentro de tus puertas:”

“Al final de los tres años”: en el año 3 y el año 6 del ciclo sabático de 7 años, en lugar de llevar este diezmo al santuario central, fue almacenado dentro de las ciudades individuales en la Tierra. Este diezmo se usaba para alimentar a los levitas, huérfanos, viudas y forasteros (es decir, extranjeros) que vivían con los israelitas. Compare (26:12; Núm. 18: 26-32).

Esto está hablando de la porción que se reserva para el levita y el extraño. Esto se separa de su propia comida. Se mantiene para las necesidades que vemos en el siguiente verso.

Deuteronomio 14:29 “Y el levita, (porque no tiene parte ni heredad contigo), y el extranjero, y el huérfano y la viuda, que están dentro de tus puertas, vendrán, comerán y estarán satisfechos. para que el SEÑOR tu Dios te bendiga en toda la obra de tu mano que haces “.

Deben venir y tomar el primer diezmo, según Jarchi. Pero aunque esto era lo que tenía que hacer, sin embargo, no es lo que se pretende aquí. Pero tenía que participar del segundo diezmo, o lo que había en la sala de eso, el diezmo del pobre, con el que estaba aquí.

“Y vendrán el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que están dentro de tus puertas”: Y toma el segundo diezmo, tal como lo interpreta correctamente el escritor anterior. Y lo que él dice es que seremos entregados a los pobres de este año (ver Deut. 12:12).

“Y comerá y quedará satisfecho”: Haga una comida abundante, coma libremente como en una fiesta. Y, como observa el mismo escritor, no estaban obligados a comerlo en Jerusalén. De acuerdo con la forma en que estaban obligados a comer el segundo diezmo de los dos años, es decir, los dos anteriores a esto.

“Para que el Señor tu Dios te bendiga en toda la obra de tu mano que haces”: Como es de esperar, cuando se obedecieron sus mandamientos, y particularmente aquellos que respetan los diezmos y las primicias.

La porción que se reserva es específicamente para el levita, pero también se usa para alimentar al hambriento, la viuda o los huérfanos. Esto es para aquellos que no tienen nada propio. El hebreo siempre debe cuidar a los menos afortunados que él. Esto es una cosa que lo hizo como su Dios. Cuando él ayuda a los desamparados, Dios lo bendecirá abundantemente.

Preguntas del Capítulo 14 de Deuteronomio

  1. ¿Por qué no iban a cortarse por los muertos?
  2. ¿Qué dijo Jesús sobre el nacimiento y la muerte?
  3. ¿Para quién eran ellos para dar ejemplo?
  4. ¿A qué tipo de personas se les llamó en el versículo 2?
  5. ¿Qué es diferente acerca de ellos?
  6. No comerás ninguna cosa ______________.
  7. ¿Cuáles son las bestias que pueden comer?
  8. “Pygarg” es un ______________.
  9. ¿Cuáles son algunos de los animales que no pueden comer?
  10. ¿Por qué se prohibió específicamente la carne de cerdo?
  11. ¿Qué tipo de ley está cubierta aquí?
  12. ¿Qué pescado se puede comer?
  13. ¿Qué peces están prohibidos?
  14. ¿Cuáles son algunas aves estrictamente prohibidas para comer?
  15. “Scavengers” viven en ________ cosas.
  16. ¿Quién puede comer de las cosas que mueren por sí mismas?
  17. ¿Qué es “hirviente”?
  18. ¿Qué es un “diezmo”?
  19. ¿Dónde comerán las cosas santas?
  20. ¿Qué es esta comida en el versículo 23?
  21. ¿Cuál es la excepción en el versículo 24?
  22. ¿Explica qué hace la persona que está lejos para cumplir esto?
  23. ¿Dónde deben comer la ofrenda?
  24. ¿De qué viven los levitas?
  25. ¿De qué está hablando el versículo 28?
  26. ¿Qué es lo único que hace que a estos israelitas les guste Dios?
Deuteronomio Capítulo 14
5 (100%) 1 vote