Deuteronomio Capítulo 29


Versículos 29: 1 – 30:20: Estos capítulos contienen el tercer discurso de Moisés, que es un contraste entre el pacto en Sinaí y el pacto que él imaginó para Israel en el futuro. Aunque el pasado ha visto el fracaso de Israel para mantener el pacto y confiar en Dios, había esperanza para el futuro. Fue esta esperanza la que Moisés enfatizó en el contenido de estos capítulos, enfocándose claramente en los temas del nuevo Pacto.

Versos 1-9: Tanto las antiguas misericordias como las nuevas misericordias deben ser consideradas por nosotros como motivos para la obediencia. El oído que oye, y el ojo que ve, y el corazón comprensivo, son el don de Dios. Todos los que los tengan, los tienen de él. Dios no solo da alimentos y vestimenta, sino también riquezas y grandes posesiones, demasiadas a las que no da la gracia. Muchos disfrutan de los regalos, que no tienen corazones para percibir al Dador, ni el verdadero diseño y uso de los regalos. Estamos obligados, en gratitud e interés, así como en deber y fidelidad, a guardar las palabras del pacto.

Deuteronomio 29: 1 “Estas son las palabras del pacto, que el SEÑOR ordenó a Moisés que hiciera con los hijos de Israel en la tierra de Moab, además del pacto que él hizo con ellos en Horeb”.

“Estas son las palabras”: el texto hebreo enumera este versículo como (28:69) en lugar de (29: 1), viéndolo como la conclusión del segundo discurso de Moisés. Sin embargo (como en 1: 1), estas palabras introducen lo que sigue, que sirve como introducción al tercer discurso de Moisés.

“El pacto … en la tierra de Moab”: la mayoría de los intérpretes ven el pacto aquí establecido como una referencia al pacto hecho en Sinaí. Según esta opinión, el pacto que Dios hizo con Israel en el Sinaí (Horeb) se renovó en Moab. Sin embargo, este versículo establece claramente que el pacto del cual habla ahora Moisés era “además”, o “además de”, el pacto anterior. Este fue otro pacto distinto del hecho en Sinaí. Algunos intérpretes consideran este otro pacto como el Pacto Palestino, que le dio a Israel el título de la tierra (ver 30: 5). Sin embargo, el énfasis de estos dos capítulos no está en la Tierra, sino en el cambio del corazón de Israel (ver el contraste entre 29: 4 y 30: 6). Fue exactamente este cambio de corazón que los profetas posteriores llamarían “El Nuevo Pacto” (ver Jer. 31: 31-34; Ezequiel 36: 26-27).

En la última lección, se nos dijo acerca de la dificultad que vendría sobre las personas si no cumplían el pacto con Dios. El acuerdo que habían hecho con Dios era un pacto eterno. Dios los bendeciría, mientras permanecieran fieles a él. Este no es un nuevo pacto que Moisés está dando aquí. Sin embargo, está declarando algunas cosas que no están en el pacto anterior. Esto es tan parte del pacto como el original. Ahora debían aplicar el pacto que se les había dado. El impulso principal de todo el pacto es permanecer fiel a Dios, para recibir todas las bendiciones. Hay una advertencia otra vez, de los peligros en la búsqueda de dioses falsos.

Versículos 2-9: No todo lo que se toma con los ojos y oídos físicos también es percibido por el corazón (Ezequiel 12: 2; Mateo 13: 9). Es por esto que algunas personas pueden “estudiar” la Palabra de Dios pero no “ver” la Palabra de Dios. El Señor es el que da la visión espiritual (Hechos 28: 26-27; Romanos 11: 8; Efesios 4:18).

Deuteronomio 29: 2 “Y llamó Moisés a todo Israel, y les dijo: Ya habéis visto todo lo que Jehová hizo delante de vuestros ojos en la tierra de Egipto a Faraón, a todos sus siervos, ya toda su tierra”.

Él había estado hablando antes con los jefes de ellos, y entregó en diferentes momentos lo que se registra antes. Pero ahora reunió a todo el cuerpo de la gente, un pacto solemne que debía hacerse entre Dios y ellos. O tales cosas se les darán a conocer como si fueran de interés universal.

“Y les dijo”: Lo que está en este capítulo; que es solo una preparación o introducción a lo que él tuvo que declararles a continuación.

“Viste todo lo que el Señor hizo ante tus ojos en la tierra de Egipto”: El Targum de Jonatán es “lo que hizo la Palabra del Señor”. Por todo lo maravilloso que se hizo allí en Egipto, lo hizo lo esencial. Palabra de Dios, Cristo, el Hijo de Dios. Se apareció a Moisés en la zarza y ​​lo envió a Egipto, donde él y Aarón hicieron los milagros que muchos de los presentes habían visto, y eran lo suficientemente viejos como para prestar atención. de, y podría recordar, aunque sus padres vivos estaban ahora muertos.

“Al Faraón y a todos sus siervos, y a toda su tierra”: Las plagas que infligió a la persona del Faraón, a todos sus cortesanos y a todo el pueblo de Egipto, pues llegaron a toda la tierra.

Solo esto, debería haberles hecho darse cuenta del poder de Dios para hacer lo que Él quería hacer. El poder de Dios no era ningún secreto para ellos. Trajo diez plagas sobre Egipto para liberarlas de Faraón. Destruyó el ejército de Faraón en el Mar Rojo, cuando llevó a los israelitas a tierra firme sin peligro. Solo su presencia con ellos a través del desierto debería haber sido suficiente.

Deuteronomio 29: 3 “Las grandes tentaciones que tus ojos han visto, las señales y esos grandes milagros”.

O pruebas, las diez plagas que probaron a los egipcios, si dejarían ir a Israel. Y probaron a los israelitas, si creían en el Señor, y confiaban en su poder todopoderoso para liberarlos.

“Las señales y esos grandes milagros”: como las plagas mencionadas eran tales como las que estaban más allá del poder de la naturaleza para producir, y que solo la Omnipotencia podía efectuar realmente.

El viaje de 40 años había sido un milagro. Moisés les recuerda esto, para que se despierten a las posibilidades que Dios ofrece.

Deuteronomio 29: 4 “Sin embargo, el SEÑOR no te ha dado un corazón para percibir, y ojos para ver, y oídos para escuchar, hasta este día”.

“El SEÑOR no te ha dado … ojos para ver”: a pesar de todo lo que habían experimentado (versículos 2-3), Israel estaba espiritualmente ciego al significado de lo que el Señor había hecho por ellos, careciendo de comprensión espiritual, como Moisés estaba hablando. Esta ceguera espiritual de Israel continúa hasta el día de hoy (Romanos 11: 8), y no se invertirá hasta el futuro día de la salvación de Israel (ver Rom. 11: 25-27). El Señor no les había dado un corazón comprensivo, simplemente porque la gente no lo había buscado penitentemente (compare 2 Crón. 7:14).

Es como si fueran ciegos y sordos. Los milagros son pronto olvidados. Son un pueblo de poca comprensión. Parece que nada hará que tengan fe en Dios, de la manera que necesitan. Sus corazones son duros, y tienen escamas sobre sus ojos y oídos.

Deuteronomio 29: 5 “Y te he guiado por cuarenta años en el desierto: tus ropas no están viejas en ti, y tus zapatos no están viejos en tus pies”.

Desde el momento de su salida de Egipto hasta ese día, que aunque no del todo completo, se da como un número redondo.

“Tus ropas no son viejas en ti”: No fueron gastadas; Todos esos cuarenta años habían estado en el desierto. Nunca habían querido que la ropa les quedara bien, según su edad y estatura, y que no se pudrieron (ver notas en Deut. 8: 4).

“Y tu zapato no está viejo en tu pie”: era necesario llevarlo en los viajes, y especialmente en un desierto accidentado. Y, sin embargo, los pensamientos que habían estado siempre en uso durante tanto tiempo, no estaban agotados, lo que fue realmente milagroso (ver nota en Deut. 8: 4).

Sin duda, uno de los milagros más grandes que sucedió, fue el viaje de 40 años sin que sus zapatos y ropa se desgastaran. El cuidado divino que Dios tomó por sus más pequeñas necesidades, debería haber despertado su comprensión.

Deuteronomio 29: 6 “No habéis comido pan, ni bebidois vino ni bebida fuerte, para que sepáis que yo soy el SEÑOR vuestro Dios”.

Pan hecho de maíz, pan común, de su propia preparación, hecho por el trabajo de sus propias manos. Pero el maná, la comida de los ángeles, el pan del cielo.

“Ni bebiste vino ni bebiste fuerte”: solo agua de la roca, al menos principalmente, y para la constancia. Aunque puede ser, cuando estaban en las fronteras de otros países, a partir de los edomitas, podrían obtener un poco de vino por su dinero.

“Para que sepan que yo soy el Señor, su Dios”: Quien pudo y estuvo dispuesto a proporcionarles comida, bebida y vestimenta, y les proporcionó todas las cosas buenas. Y apoyarlos sin el uso de las necesidades comunes de la vida; Las cuales eran abundantes pruebas de su poder y bondad.

Uno de los propósitos del Maná era que se alimentaran del SEÑOR, en lugar de comida terrenal. Incluso esto, no comprendieron. En lugar de estar agradecidos por la comida celestial que los sostenía, se quejaban de ello. Dios les mostró una y otra vez en su viaje que Él era su proveedor.

Deuteronomy 29: 7 “Y cuando vinisteis a este lugar, Sihon, rey de Hesbón, y Og, rey de Basán, salieron contra nosotros a la batalla, y los derrotamos”.

Las fronteras de Moab, el desierto antes de él, al que se unían las llanuras en las que se encontraban ahora (ver Núm. 21:13)

“Sihon, rey de Hesbón, y Og, rey de Basán, salieron contra nosotros a la batalla”: no juntos, sino uno tras otro, y eso muy rápidamente. Tan pronto como casi pelearon con uno y lo conquistaron, el otro salió contra ellos.

“Y los derrotamos”: los matamos a ellos, a sus ejércitos, a los habitantes de sus países. La historia de la que se ve en (Núm. 21:23).

La mayor parte de “nosotros” está hablando de Dios, que entró en batalla con ellos. Fue Dios, quien expulsó a sus enemigos delante de ellos. En el capítulo 21 de Números, vimos cómo Sihon se enfrentó a Israel y fue derrotado. Og recordamos, era un gigante, pero eso no lo salvó. Jehová estaba con Israel, e Israel no podía perder.

Deuteronomio 29: 8 “Y tomamos su tierra y la dimos por herencia a los rubenitas, a los gaditas ya la media tribu de Manasés”.

Que pertenecía a los dos reyes, las tierras de Jazer, Galaad y Basán, países finos para el pastoreo.

“Y se la dio por herencia a los rubenitas, a los gaditas ya la media tribu de Manasés. Quien la solicitó, a quien se le otorgó en ciertas condiciones, y ahora estaban en posesión de ella (ver Núm. 32: 1).

Recordamos que la tierra que tomaron en el lado este del Jordán era una tierra de pastoreo tan hermosa que Reuben, Gad y la media tribu de Manasseh la conservaron para su herencia.

Deuteronomio 29: 9 “Guarda, pues, las palabras de este pacto, y hazlas, para que prosperes en todo lo que hagas”.

“Guarde, por lo tanto, las palabras de este pacto”: La experiencia espiritual de la fidelidad de Dios a Israel debería haber llevado a la obediencia a las estipulaciones del Pacto Sinaítico en el futuro, pero no podría sin un corazón transformado (versículos 4, 18), y el El verdadero conocimiento de Dios (versículo 6).

Su prosperidad es un don de Dios. La manera de estar seguros de esa prosperidad es si cumplen los mandamientos de Dios y no adoran a los falsos dioses.

Versículos 10-21: El pacto nacional hecho con Israel, no solo tipifica el pacto de gracia hecho con los verdaderos creyentes, sino que también representa la dispensación externa del evangelio. Aquellos que han sido capaces de consentir en el nuevo pacto de misericordia y gracia del Señor en Jesucristo, y de darse por vencidos para ser su pueblo, deben aprovechar cada oportunidad de renovar su profesión abierta de relación con él. Y su obligación para con él, como el Dios de la salvación, caminando de acuerdo a ello. El pecador es descrito como uno cuyo corazón se aleja de su Dios. Allí comienza la travesura, en el corazón malvado de la incredulidad, que inclina a los hombres a apartarse del Dios vivo hacia los ídolos muertos. Incluso con este pecado, el hombre ahora se ve tentado, cuando es apartado por sus propios deseos y fantasías. Tales hombres son raíces que llevan hiel y ajenjo. Son malas hierbas que, Si no se deja hablar, se extendió por todo el campo. Satanás puede, por un tiempo, disfrazar este amargo bocado, para que no tengas el sabor natural de él, pero en el último día, si no antes, se discernirá el verdadero sabor. Note la seguridad del pecador en el pecado. Aunque oye las palabras de la maldición, incluso entonces se cree a salvo de la ira de Dios. Apenas hay una amenaza en todo el libro de Dios más terrible que esto. ¡Oh, que los presuntuosos pecadores lo leyeran y temblaran! Porque es una declaración real de la ira de Dios, contra la impiedad y la injusticia del hombre. Aunque oye las palabras de la maldición, incluso entonces se cree a salvo de la ira de Dios. Apenas hay una amenaza en todo el libro de Dios más terrible que esto. ¡Oh, que los presuntuosos pecadores lo leyeran y temblaran! Porque es una declaración real de la ira de Dios, contra la impiedad y la injusticia del hombre. Aunque oye las palabras de la maldición, incluso entonces se cree a salvo de la ira de Dios. Apenas hay una amenaza en todo el libro de Dios más terrible que esto. ¡Oh, que los presuntuosos pecadores lo leyeran y temblaran! Porque es una declaración real de la ira de Dios, contra la impiedad y la injusticia del hombre.

Versos 10-13: Las palabras “Quédate hoy” implican una ceremonia formal. El énfasis está en el presente, lo que significa que los israelitas volvieron a comprometerse con el Pacto Mosaico, no con un nuevo pacto.

“Vosotros, vosotros … delante del SEÑOR vuestro Dios”: es probable que todas las personas estuvieran estacionadas de manera ordenada ante Moisés, pero esto no es un llamado al orden externo, sino a la devoción interna, para hacer del pacto un asunto del corazón y de la vida.

Deuteronomio 29:10 “Hoy están todos ustedes ante el SEÑOR su Dios; sus capitanes de sus tribus, sus ancianos y sus oficiales, [con] todos los hombres de Israel”

Estando reunidos en la puerta del tabernáculo, en la convocatoria de Moisés. Aben Ezra lo interpreta alrededor del arca, que era el símbolo de la Presencia divina.

“Tus capitanes de tus tribus”: los jefes y jefes de ellos.

“Sus ancianos y sus oficiales, con todos los hombres de Israel”: No solo los setenta ancianos, sino sus ancianos en sus varias tribus, ciudades y familias, hombres de gravedad y prudencia, así como también de edad. Y que estaban en algún lugar de poder y autoridad u otro. Y los “oficiales” pueden diseñar a quienes asistieron a los jueces y ejecutaron sus órdenes (ver Deut. 16:18). Y con ellos estaban la gente común, los machos, que habían crecido. Aben Ezra cree que estaban en el orden en que se mencionan aquí, lo cual no es improbable. Junto a Moisés, los príncipes, luego los ancianos, y después los oficiales, y luego todos los hombres de Israel, los varones. Y luego los más pequeños con los machos. Después de ellos las mujeres, y por último los prosélitos.

Deuteronomio 29:11 “Tus pequeños, tus esposas y tu forastero que está en tu campamento, desde el trozo de tu madera hasta el cajón de tu agua”.

Que casi nunca se mencionan en ninguna ley especial o transacción solemne.

“Y tu extraño que está en tu campamento”: No solo el prosélito de la justicia, que abrazó por completo a la religión judía, sino el prosélito de la puerta, que fue admitido a morar entre ellos, habiendo renunciado a la idolatría. Estas relaciones con los israelitas, cuando se hizo este pacto, tienen respeto para los gentiles, quienes, al igual que los judíos, tienen interés en el pacto de gracia hecho con Cristo. En quien hay, ni judío ni gentil, ninguna diferencia entre ellos.

“Desde la madera de tu madera hasta el cajón de tu agua”: la madera de leña para cocción y otros usos. Y sacó agua para el campamento. Quienes eran en general personas promedio, y tal vez algunos de los que salieron de Egipto con ellos están aquí destinados. Sin embargo, se entiende por personas promedio y abyectas, y significa que ninguna debe ser excluida de una preocupación en este asunto solemne debido a su manera.

Vemos que este pacto no es solo con los líderes, sino con todas las personas. Son de lo más grande a lo más pequeño. Cada persona debe, en su corazón, hacer un pacto con Dios. Todos están delante de Moisés por este mensaje de Dios. Deben cada uno, y todos colectivamente, saber qué se espera de ellos.

Deuteronomio 29:12 “para que entres en pacto con el SEÑOR tu Dios, y en su juramento, que el SEÑOR tu Dios hace contigo este día:”

“Entra en un pacto … y … juramento”: “Entra en” expresa la sumisión completa en fe y arrepentimiento ante Dios, lo que resulta en la obediencia del corazón. La gente debía comprometerse en un juramento de obedecer las estipulaciones del pacto de Dios (compárese con Gén. 26:28).

Este pacto fue con el SEÑOR y cada persona individual representada. Este pacto debe ser acordado por toda la nación de Israel. Debe ser unánime. Incluso los niños deben escuchar y estar de acuerdo para las generaciones venideras.

Deuteronomio 29:13 “Para que él te establezca hoy como un pueblo para sí mismo, y [que] sea para ti un Dios, como él te haya dicho, y como haya jurado a tus padres, a Abraham, a Isaac ya Jacob “.

Que contiene la suma y la sustancia del pacto (ver Jer. 32:38).

“Como él te ha dicho, y como había jurado a tus padres, a Abraham, a Isaac y a Jacob” (Deut. 26:17).

Dios los había escogido como su pueblo. Él quiere bendecirlos, como ninguna otra nación ha sido bendecida. Esto es lo que se le dijo a Abraham.

Génesis 17: 7 “Y estableceré mi pacto entre mí y ti y tu descendencia después de ti en sus generaciones por un pacto eterno, para ser un Dios para ti, y para tu descendencia después de ti”.

Este pacto se cumple en los cristianos.

Gálatas 3:29 “Y si sois de Cristo, entonces sois descendientes de Abraham y herederos según la promesa”.

Versos 14-19: Esta renovación del “pacto” incluyó a las generaciones futuras (“no estamos aquí con nosotros este día”). La obediencia de la generación actual afecta grandemente a aquellos que aún no han nacido. Las exigencias del “juramento” se extendieron a cada “hombre” y “mujer”.

Versículos 14-15: “Ninguno de ustedes solamente”: Todo Israel, presente y futuro, se vería obligado por las estipulaciones del pacto de obedecer a Dios y ser bendecido. Por lo tanto, serían capaces de guiar a todas las naciones a la bendición de la salvación (compare con Juan 17: 20-21; Hechos 2:39).

Deuteronomio 29:14 “Ni contigo solo hago este pacto y este juramento”;

Es decir, Moisés. Porque le fue ordenado hacer este pacto con ellos en el nombre del Señor. Qué promesas de cosas buenas, o declaraciones de su mente y voluntad, Dios haría. Moisés debía entregarles. Y qué se les exigía de ellos, él les informaría. Aben Ezra lo interpreta, no solo a ti, sino a los que vendrán después de ti, a tus hijos y a los hijos de tus hijos.

Deuteronomio 29:15 “Pero con [el] que está aquí con nosotros este día delante del SEÑOR nuestro Dios, y también con [él] que [no está] aquí con nosotros este día:”

Quienes están previamente especificados de acuerdo con su dignidad, edad, sexo y estación de vida. O más bien, “pero como con el que está de pie”, etc.

“Y también con el que no está aquí con nosotros este día”: detenido en casa por enfermedad e indisposición del cuerpo, o por una providencia u otra. Para que no pudieran salir de sus tiendas, y hacer su aparición ante el tabernáculo. Aunque Jarchi interpreta esto de la gente de las generaciones futuras.

Note que el pacto es extenderse por las generaciones futuras, y no solo por esta generación. Dios juró por sí mismo, ya que no había nadie mayor.

Deuteronomio 29:16 “(porque sabéis cómo hemos habitado en la tierra de Egipto; y cómo atravesamos las naciones por las cuales pasasteis;

Cuánto tiempo habían vivido allí ellos y sus padres. La cantidad de años que habían estado en la tierra, como el Targum de Jonathan, que era más de doscientos años. Y siendo un país cuyos habitantes fueron muy dados a la idolatría. Habían visto muchos de sus ídolos, y gran parte de su culto idolátrico. Y sus corazones habían podido ser atrapados por ella, y las mentes de algunos se habían teñido. Y su recuerdo puede causarles malas impresiones. Para eliminar o impedir que se hiciera este pacto.

“Y cómo llegamos a través de las naciones por las que pasaste”: Como los edomitas, amonitas, moabitas y madianitas, como observa Aben Ezra. A través de qué fronteras vinieron, cuando pasaron por sus países en sus viajes por el desierto.

En Egipto había muchos dioses falsos. Incluso las naciones que encontraron en el camino a la Tierra Prometida, también eran adoradores de ídolos. Parte de la razón de las diez plagas en Egipto, fue para difamar a los dioses falsos de Egipto.

Deuteronomio 29:17 “Y habéis visto sus abominaciones, y sus ídolos, madera y piedra, plata y oro, que estaban entre ellos :)”

O, “sus abominaciones, incluso sus ídolos”, para el mismo se entiende por ambos. En las Escrituras es común llamar abominaciones a los ídolos de los gentiles, sin ninguna otra explicación de ellos (ver 1 Reyes 11: 5). Porque son abominables para Dios, y deberían serlo para los hombres. La palabra para ídolos tiene el significado de estiércol, y puede convertirse en dioses de estiércol. Ya sea refiriéndose a los que fueron criados y vivieron en estiércol. Como el escarabajo, adorado por los egipcios, como observa el obispo Patrick. O lo que era tanto odiar y aborrecer como el estiércol de cualquier criatura.

“Madera y piedra, plata y oro”: estos son los materiales de los cuales se hicieron los ídolos que habían visto en los diversos países en los que habían estado o habían pasado. Algunos de madera, otros de piedra tallada y tallada. Otros más ricos y costosos estaban hechos de oro y plata masivos, y estaban fundidos. O las imágenes de madera se deslizaron con oro y plata.

“¿Cuáles estaban entre ellos?”: Ahora que los ven ellos a medida que pasan. Podrían correr en sus mentes, o ser llamados a recordar por ellos. Y, por lo tanto, están en peligro de ser apartados para hacer cosas semejantes y adorarlos.

Las “abominaciones” son pecados repugnantes a los ojos de Dios. Moisés les está mostrando que están sin excusa, si siguen a estos falsos dioses de piedra, plata y oro. La evidencia de Dios era abrumadora. Nosotros también somos sin excusa, si no seguimos al único Dios verdadero. La Biblia debe ser evidencia suficiente para nosotros. Mencionamos varias veces, que cualquier cosa hecha con manos humanas no debe ser adorada. Dios no es un Dios que se puede ver con los ojos físicos, o que se puede tocar con las manos físicas. Él es el gran creador. El es espiritu

Deuteronomio 29:18 “Para que no haya entre vosotros hombre, o mujer, o familia, o tribu, cuyo corazón se aparte hoy del SEÑOR nuestro Dios, para ir [y] servir a los dioses de estas naciones; no sea que haya entre vosotros una raíz que da hiel y ajenjo;

“Una raíz que produce hiel y ajenjo”: La imagen era de una raíz que esparce veneno y amargura en todo el árbol. La metáfora indica la permeación de la idolatría en todo Israel debido a la acción de una familia o tribu individual, precipitando la maldición y la ira de Dios.

La idolatría se describe como una planta que echa raíces y se produce en una cosecha de hierba venenosa y ajenjo. El mismo tipo de imágenes clásicas se encuentra en (32:32; Oseas 10: 4; y Amós 6:12).

Los dioses falsos de estas naciones no podían traer nada, excepto amargura y destrucción. Cualquiera que siga a los dioses falsos, se dirige a la destrucción.

Deuteronomio 29:19 “Y acontecerá que cuando oiga las palabras de esta maldición, se bendiga a sí mismo en su corazón, diciendo: Tendré paz, aunque ande en la imaginación de mi corazón, para añadir la embriaguez a la sed. : “

“Para agregar la embriaguez a la sed”: el significado es que el rebelde individual engañado contra el Señor sigue solo su corazón malvado y no pudo esconderse dentro de la comunidad total. El idólatra se destacaría y asumiría el juicio por su idolatría.

Bendecirse en el corazón de uno mismo, es negar el poder de Dios que lo creó.

Romanos 1:21 “Porque así, cuando conocieron a Dios, no lo glorificaron [a él] como Dios, ni fueron agradecidos, sino que se volvieron vanos en su imaginación, y su corazón necio se oscureció”.

Él no puede bendecirse a sí mismo. Las bendiciones vienen de Dios. Él está tratando de hacerse un dios de sí mismo. El siguiente verso habla del destino de una persona tan tonta.

Versículos 20-28: Los horrores del juicio futuro conducirían a un paisaje similar al del juicio de Sodoma: “azufre, y sal y quema (Gén. 18: 24-25).

Deuteronomio 29:20 “El SEÑOR no le perdonará, pero entonces la ira del SEÑOR y sus celos humearán contra ese hombre, y todas las maldiciones que están escritas en este libro estarán sobre él, y el SEÑOR borrará su nombre de debajo del cielo “.

“Borra su nombre de debajo del cielo”: El idólatra no tendría lugar entre el pueblo de Dios, porque Dios lo maldeciría y luego lo mataría (compárese con 25:19; Éxodo 17:14). Este lenguaje muy fuerte revela cómo se siente Dios acerca de la idolatría, que está prohibida en el Decálogo (Éxodo 20: 2-7).

El corazón del hombre es lo que es. Si su corazón es malo, él es malo. Dios no lo encontrará sin culpa, quien tiene un corazón malvado para seguir sus propios deseos. Es como Lucifer, que deseaba ser Dios. Este hombre es muy malvado, y heredará las maldiciones. Así como Lucifer fue expulsado del cielo, este hombre borrará su nombre del libro de la vida.

Deuteronomy 29:21 “Y el SEÑOR lo separará para mal de todas las tribus de Israel, según todas las maldiciones del pacto que están escritas en este libro de la ley:”

Al mal del castigo, dedícalo y consíguelo, y haz de él una marca visible y distinguida de su disgusto y venganza. Así que algunos hombres están separados de los demás con rectitud, y están predestinados a la condenación, siendo hombres malvados e impíos. Para tales cosas, Dios ha hecho o designado para el día del mal (ver Prov. 16: 4).

“De acuerdo con todas las maldiciones del pacto que están escritas en este libro de la ley”: El mal del castigo para el cual será separado será según ellos, o los incluirá a todos. La sensación es que la ira de Dios y toda la maldición de la ley debida a él por su pecado, vendrán sobre él (ver Deut. 28:16). “Este libro de la ley”: Ver (nota en 31: 9).

Este hombre malo no heredará con el resto de Israel, que obedece a Dios. Él recibirá maldiciones, en lugar de bendiciones.

Versos 22-28: La idolatría sería la ruina de su nación. No es algo nuevo para Dios traer juicios desoladores a personas cercanas a él en la profesión. Él nunca hace esto sin una buena razón. Nos concierne buscar la razón, para dar gloria a Dios y tomarnos la advertencia. Así, la ley de Moisés deja a los pecadores bajo la maldición, y los saca de la tierra del Señor. Pero la gracia de Cristo hacia los pecadores creyentes, arrepentidos, los planta nuevamente en su tierra; y ya no serán levantados, siendo guardados por el poder de Dios.

Deuteronomio 29:22 “Y la generación venidera de tus hijos que se levantará después de ti, y el extranjero que vendrá de tierra lejana, dirá, cuando vean las plagas de esa tierra y las enfermedades que el SEÑOR ha puesto sobre ella;

“La generación por venir … y el extranjero”: En un día futuro, tanto Israel como las naciones verán los resultados del juicio de Dios sobre la Tierra de Israel debido a la desobediencia de Israel, como un testigo de la norma sagrada que Dios ha establecido en Su ley. Compare (Lev. 26: 31-32).

El terrible castigo que les sobreviene será un asombro y una advertencia para las generaciones futuras. Estas plagas están en el castigo de Dios. Las enfermedades de las que se habla aquí, también podrían hablarse de plaga. No habrá cura preparada para ellos.

Deuteronomio 29:23 “[Y que] toda su tierra [es] azufre, y sal, [y] quema, [que] no se siembra, ni produce, ni hierba crece en ella, como el derrocamiento de Sodoma, y Gomorra, Admah y Zeboim, que el SEÑOR derribó en su ira y en su ira:

“Sodoma”: El castigo que el Señor impondría a Israel en el futuro se comparó con el de Sodoma y sus aliados, a quienes el Señor enterró en azufre ardiente en el tiempo de Abraham y Lot (ver Gn. 19: 24-29). Debe notarse que Sodoma y sus alrededores se parecían al paraíso, el jardín de Dios, antes de su destrucción (compárese con Génesis 13:10).

Sodoma y Gomorra han sido ejemplos para toda la historia de lo que sucede, cuando una sociedad hace lo que es agradable a su carne en lugar de obedecer a Dios. No solo fueron destruidos con fuego y azufre, sino que nunca fueron reconstruidos. Son una zona desértica, incluso hasta ahora. No hay nada creciendo allí estos miles de años después. Habían sido como un jardín de Dios, hasta que se rebelaron contra Dios. Esto es una advertencia de Moisés, que esto podría volver a suceder si desobedecen a Dios.

Deuteronomio 29:24 “Y todas las naciones dirán: ¿Por qué ha hecho así el SEÑOR a esta tierra? ¿Qué significa el calor de esta gran ira?”

Porque la destrucción de esta tierra, y la gente de ella, sería, como lo ha sido, tan grande y espantosa. Y tan notable y sorprendente, que su fama se escucharía entre todas las naciones del mundo, como lo ha sido. Quien, al escuchar el triste informe de ello, haría las siguientes preguntas.

“¿Por qué ha hecho así el Señor a esta tierra?” Tan distinguido de todos los demás por lo fructífero y agradable que es. La gente, los habitantes de los cuales, él eligió, por encima de todos los demás, ser un pueblo especial y peculiar. Y donde él construyó un templo para él, y donde él tenía su residencia, y la adoración solía ser dada a él.

“¿Qué significa el calor de esta gran ira?” ¿Cuál es la razón de que haya agitado su ira feroz y que arda de una manera tan furiosa? ¡Seguramente debe ser algo muy horrible y provocador en verdad! Esta pregunta se responde en (versículos 25-28).

Esta área del mundo está tan desolada incluso hoy, es obvio que fue el juicio de Dios lo que causó esta destrucción. El calor del fuego y el azufre fue tan grande, que incluso mató las raíces de las plantas en la tierra.

Deuteronomio 29:25 “Entonces los hombres dirán: Porque dejaron el pacto de Jehová, Dios de sus padres, que hizo con ellos cuando los sacó de la tierra de Egipto”.

Incluso el mundo que los rodea se dará cuenta de la razón de esta destrucción. Dios no rompió el pacto con ellos, ellos rompieron el pacto con Dios, y trajeron esto sobre ellos mismos.

Deuteronomy 29:26 “Porque ellos iban y servían a otros dioses, y los adoraban, dioses que no conocían, y [a los que] no les había dado:”

Como lo hizo todo Israel, en los tiempos de Salomón, y las diez tribus bajo Jeroboam, y otros reyes sucesivos de Israel. Y las dos tribus en los tiempos de Acaz, y especialmente en Manasés, cuando adoraban a todo el ejército del cielo (véase 1 Reyes 11:33).

“Dioses que no conocían”: a quienes ellos, así como a sus padres antes que ellos, eran extraños y no aprobaban de ellos. Y de cuyo poder y bondad no tenían experiencia, y de los cuales nunca hubo ningún caso. Sin embargo, tal fue su estupidez, como para dejar a su Dios. El único Dios verdadero, de quien tenían muchas pruebas en ambos aspectos, y adoran a estos ídolos. Lo que nunca había sido rentable y útil para ellos en cualquier cuenta.

“¿Y a quién no les ha dado?”: La versión que parece no tener sentido. Porque a la gente que tiene a Dios, el verdadero Dios, le han dado otros dioses para adorar, lo que parece implicar, aunque no les había dado ni permitido nada. Onkelos lo parafrasea, “no les hizo bien”. Según explica Jarchi, los dioses que los eligieron no les dieron ninguna herencia ni parte alguna. Porque la palabra usada significa dividir, o separar una parte o herencia. Ahora, el Señor Dios dividió a Israel la tierra de Canaán por herencia, pero estos ídolos nunca les habían dividido nada. Y en ningún caso había sido rentable o ventajoso para ellos. Y por lo tanto, era una locura y una locura en ellos adorarlos, así como una gran ingratitud para el Señor su Dios, que había hecho cosas tan grandes y buenas para ellos. Para que las palabras puedan traducirse, “y no impartieron” o “dividan” nada. Es decir, ninguno de ellos lo hizo; porque el verbo es singular.

Esto sucedería, porque habían roto el primer mandamiento. Habían dado la espalda al Único Dios Verdadero, para adorar a los dioses falsos (creaciones de las manos de los hombres). La ira de Dios está encendida contra ellos, porque le son infieles.

Deuteronomio 29:27 “Y se encendió la ira del SEÑOR contra esta tierra, para traer sobre ella todas las maldiciones que están escritas en este libro:”

Por esto su idolatría y su ingratitud de base.

“Para traer sobre él todas las maldiciones que están escritas en este libro”: En este libro de Deuteronomy, y particularmente (Deut. 28:16; ver Dan. 9:11).

Las maldiciones son automáticas, cuando se alejan de Dios. Era su opción ser bendecidos o maldecidos. Ellos eligieron la maldición.

Deuteronomio 29:28 “Y el SEÑOR los arrancó de su tierra con ira, con ira y con gran indignación, y los echó en otra tierra, como [este es] este día”.

Lo cual fue cierto tanto en el cautiverio babilónico por Nabucodonosor. Y en su presente por los romanos. Especialmente a los últimos, por quienes han sido tan desarraigados, ya que no han podido regresar a ellos en más de 1900 años, ni tener ninguna herencia o posesión en ellos. Mientras que, al final de los setenta años, volvieron del cautiverio babilónico a su tierra nuevamente. Y lo que se hizo;

“En cólera, y en ira, y en gran indignación”: los romanos demostraron con mayor abundancia en la destrucción total de su tierra, ciudad y templo.

“Y echadlos en otra tierra, como está hoy”: las diez tribus fueron echadas en Asiria, y de allí a las ciudades de los medos. Las dos tribus en la tierra de Caldea, y ahora en todas las tierras. Y ninguno propio, sino otro, un país extraño y extranjero. La palabra “reparto” denota la vehemencia del disgusto divino hacia ellos, expresada por el retiro de ellos de su propia tierra a otra. En la palabra hebrea para “reparto”, una letra del medio es más grande de lo habitual. La razón de lo que quizás sea es que este trato de Dios con ellos podría ser observado y notado como muy notable. Y Ainsworth piensa que es para observar la grandeza del castigo. Y los judíos entienden esto de la expulsión de las diez tribus. Y de aquí se juntan que las diez tribus no volverán, aunque al respecto están divididos. Porque así lo dicen en la Misnah, “las diez tribus no volverán, como se dice, y las echarán en otra tierra, como este día.

Posiblemente se trata de las diez tribus de Israel, que parecían desaparecer. Están dispersos por todo el mundo. Las dos tribus también vieron algo de esto. Una de las veces que fueron expulsados, fue cuando fueron llevados cautivos a Babilonia.

Deuteronomio 29:29 “Las cosas secretas [pertenecen] al SEÑOR nuestro Dios: pero las [cosas que son] reveladas [pertenecen] a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que [nosotros] podamos hacer todas las palabras de esta ley. “

“Las cosas secretas … que se revelan”: lo que se revela incluye la ley con sus promesas y amenazas. En consecuencia, lo que está oculto solo puede referirse a la manera específica en que Dios llevará a cabo su voluntad en el futuro. Lo que se revela en su Palabra y se completa en su gran obra de salvación, a pesar de la apostasía de su pueblo.

Revelación es el acto por el cual Dios le dio a los hombres el conocimiento de sí mismo y de Su Creación, que el hombre no podría haber conocido de otra manera. Las Escrituras hablan de la autorrevelación de Dios de manera general en la naturaleza (Salmo 19: 1; Rom. 1:18), pero especialmente en las Escrituras (versículo 29; Heb. 1: 1). Mientras que las Escrituras no revelan todo, sí revelan todo lo que necesitamos saber acerca de Dios. La relación entre la revelación de Dios en la naturaleza y en las Escrituras se ve mejor en la visita de los Reyes Magos. Dios usó la estrella para mostrarles que el Rey de los judíos había nacido, pero fueron dirigidos a Belén por la Palabra revelada de Dios. Cuando llegaron vieron la revelación completa de Jesucristo (Mateo 2: 1-11). Si bien podemos apreciar la creación de Dios y estar impresionados por lo que revela acerca de Él,

El Señor acaba de describir varias consecuencias terribles de desobedecerlo, pero hay más. Las “cosas secretas” probablemente se refieren a detalles futuros aún no revelados, sin embargo, lo que Dios había “revelado”, el   juicio por desobediencia, la bendición por obediencia, los requisitos para la santidad, deberían haber sido suficientes para alentar a los israelitas a “hacer todas las palabras de esta Ley” . Dios no retiene nada que su pueblo necesite saber. Aún así, el propósito de Su revelación es la obediencia, no solo la comunicación abierta.

Dios tiene algunas cosas que no ha revelado a la humanidad. Las cosas que son necesarias para que vivamos nos han sido reveladas. Dios reveló a la humanidad la vida perfecta. Es la humanidad, que se ha extraviado y ha traído muchos de los problemas sobre sí mismos. La Biblia es un libro de instrucciones para guiarnos a través de la vida. Fallaremos si no leemos y seguimos las instrucciones que Dios nos ha dejado. Las palabras de la ley están contenidas en la Biblia. El Espíritu Santo de Dios revelará a cada persona la voluntad de Dios para su vida. Debemos buscar a Dios con todo nuestro corazón, y lo encontraremos. Él quiere ser nuestro Dios. Dejalo.

Deuteronomio Capítulo 29 Preguntas

  1. El pacto que el SEÑOR hizo con Israel fue un pacto de ______________.
  2. ¿Cuánto tiempo los bendeciría Dios?
  3. ¿Es este un nuevo pacto?
  4. ¿Cómo les había revelado Dios su gran poder?
  5. El viaje completo durante los 40 años había sido un __________.
  6. Es como si fueran __________ y ​​________.
  7. ¿Por qué no entienden a Dios?
  8. ¿Qué milagro había ocurrido con su ropa?
  9. ¿Cuál fue uno de los propósitos del Maná?
  10. ¿Cuál es la pequeña palabra que es tan importante en el versículo 7?
  11. ¿Dónde podemos leer sobre la derrota de Sihon?
  12. Og, recordamos, era un __________.
  13. ¿A quién le dio Dios la tierra de Og?
  14. ¿Cómo podrían prosperar?
  15. ¿Con quién está hecho este pacto?
  16. ¿Quién les está dando este acuerdo de pacto?
  17. El acuerdo debe ser ________________.
  18. ¿Hasta qué punto es este pacto?
  19. ¿Qué tenía Egipto en común con las naciones por las que pasó Israel?
  20. ¿De qué estaban hechos sus ídolos?
  21. ¿Qué son las “abominaciones”?
  22. ¿Por qué son los cristianos sin excusa?
  23. Cualquiera que siga después de dioses falsos se dirige a ________________.
  24. Bendecirse en el corazón de uno mismo, es __________ el poder de Dios que lo creó.
  25. ¿Cuál es el destino de una persona tan tonta?
  26. Una persona que tiene un corazón malvado y piensa que puede bendecirse a sí mismo, es como __________.
  27. Heredará __________, no _______________.
  28. Las enfermedades en el versículo 22, podrían hablarse de __________.
  29. ¿Qué dos ciudades fueron ejemplos de lo que le sucede a una sociedad, cuando las personas hacen lo que es correcto a sus propios ojos?
  30. ¿Qué les pasó después?
  31. El mundo alrededor es consciente de que _________ hizo esto.
  32. ¿Por qué vendría este terrible juicio sobre ellos?
  33. ¿Quién fue descartado en el versículo 28?
  34. ¿Qué ha sido revelado a la humanidad por Dios?
  35. ¿Qué lo revela?
  36. Lo que revela la voluntad de Dios a cada uno de nosotros.
  37. Si buscamos a Dios con todo nuestro corazón, le ___________.
  38. Él quiere ser nuestro Dios, ______ _______.
¡Y valóralo puntuando las estrellitas! 😉