Éxodo capitulo 13


Versos 2-10: una explicación adicional vinculó su partida a la promesa divina de entrada y residencia en una nueva tierra donde la conmemoración del Éxodo ocurriría a través de la celebración anual de esta fiesta de 7 días. Nuevamente, la oportunidad educativa ofrecida no debía pasarse por alto (versículos 8, 16).

Éxodo 13: 1-2 “Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:” Santificadme a todos los primogénitos, todo lo que abra el vientre de los hijos de Israel, tanto de hombre como de bestia, es mío. “

“Santifíquenme todos los primogénitos”. Desde el primogénito de Israel, tanto del hombre como del animal, no fueron tocados por la décima plaga; era apropiado que fueran puestos a un lado como especiales para Dios. Nótese el énfasis final: “es mío”. Se siguieron instrucciones adicionales sobre la ley relacionada con los varones primogénitos una vez que estuvieron en su territorio asignado (versículos 11-16). Esta demanda divina estaba estrechamente relacionada con el día de partida (12:51).

“El mismo día” y la fiesta de los panes sin levadura (versículo 3).

“Este día llegó” … el mes de Abib “(versículo 4).

Donde se mencionó a Cristo como el primogénito de María (vea Lucas 2: 7).

Esto se manda porque el Señor había salvado al primogénito de Israel cuando los primogénitos egipcios fueron destruidos. Apropiadamente, los primogénitos de hombres y animales debían ser “apartados” para Su servicio.

Santificar significa estar separado del pecado y ser dedicado enteramente a Dios. En la Creación, Dios apartó el sábado (Gen. 2: 3), para Sí mismo y para Sus propios propósitos. Aquí, el Señor consagró al “Primogénito … del hombre y de la bestia” (13: 11-16). Más tarde, el tabernáculo sería designado como el lugar apartado de Dios (Capítulo 25).

Aquí vemos una declaración inusual acerca de la santificación del primogénito (apartado), para el Señor. Esto probablemente significó el primer hijo varón, aunque la palabra traducida como “hombre” aquí, significa humanidad. Sabemos que los primogénitos en Egipto fueron asesinados como la décima plaga contra Egipto por Dios. También sabemos que esto no se limitaba a las personas, sino también a los animales. Aquí nuevamente, vemos al primogénito de los animales reservados para Dios. Veremos cuándo se dio la ley en el camino a Tierra Santa, donde Dios establece la tribu levítica para que ocupe el lugar de los primogénitos de cada familia.

Éxodo 13: 3 “Entonces Moisés dijo al pueblo: Recuerda el día en que saliste de Egipto, de la casa de servidumbre; porque el SEÑOR te sacó de este [lugar]: no habrá Se comerá pan con levadura “.

El día que les dio una existencia nacional y los introdujo en los privilegios de independencia y libertad, merecía vivir en los recuerdos de los hebreos y su posteridad. Y teniendo en cuenta la señal de la interposición de Dios que se muestra en ella, se debe mantener no solo en un recuerdo perpetuo, sino también devoto.

“Casa de esclavitud”: Literalmente, “casa de esclavos”, es decir, una condición servil y degradante.

“Porque con la mano el Señor te sacó de este lugar”: La emancipación de Israel nunca se habría obtenido a menos que hubiera sido extraída del tirano egipcio por los espantosos juicios de Dios. Como lo había sido al comienzo de su misión anunciada a Moisés (Ex 3:19).

“No habrá pan con levadura”: las palabras son elípticas, y el significado de la cláusula se puede parafrasear así: “Porque con la mano el Señor te sacó de este lugar, con tanta prisa que no puede ni debe haber levadura. pan comido “.

Moisés fue el portavoz de Dios para estas personas, y los mensajes que Moisés les dio, eran de Dios. Esto probablemente fue dicho al final del viaje del primer día. Él estaba diciendo: “Ahora que estamos en camino, no olvides que fue Dios quien te sacó”. Moisés quería que estuvieran agradecidos a Dios solo por su liberación. Indirectamente, Moisés les estaba recordando que derribaran a los dioses de Egipto y que fueran fieles al único Dios verdadero que venció a todas las religiones falsas y las sacó con poder. Este comer pan sin levadura, para mí significa “limpia tu vida y mantente libre del pecado”. “Levadura” es simbólico del pecado. Dios estaba tratando de impresionarlos para que no tuvieran pecado en sus vidas.

Éxodo 13: 4 “Saliste este día en el mes de Abib”.

Abril. Compare (Éxodo 12: 2). Abib significa “espigas verdes de maíz” o “verdor”. Y el mes de Abib fue aquel en el que el trigo llegó a la oreja, y la tierra en general renovó su exuberante vegetación verde. Fue un mes “vago” o cambiante, ya que comenzó correctamente con el día de la luna llena que siguió después del equinoccio vernal. Conservó su nombre hasta el cautiverio babilónico, cuando el nombre babilónico Nisan reemplazó al original (Neh. 2: 1; Ester 3: 7).

“Abib” significa espigas de maíz tiernas, jóvenes, verdes o tiernas. Esto solo nos dice en qué época del año fue. Abib sería el primer mes en el calendario judío. Sería a principios de primavera. Nuestro mes de abril es el mismo mes.

Éxodo 13: 5 “Y será cuando el SEÑOR te traiga a la tierra de los cananeos, de los hititas, de los amorreos, de los heveos y de los jebuseos, que juró a tus padres que te dieran tierra. fluyendo con leche y miel, que mantendrás este servicio en este mes “.

Cinco naciones solo se nombran en este pasaje, mientras que seis se nombran (en Éxodo 3: 8), y diez en la promesa original a Abraham (Génesis 15: 19-21). La primera palabra “cananea” es genérica e incluye a todas las razas hamitas de Palestina.

“Este servicio”: hablado antes, y también en los siguientes versos. Desde este lugar, es evidente que los israelitas no fueron obligados a este servicio en el desierto sin un mandato particular de Dios (ver Deut. 12: 1).

Aquí vemos una seguridad de que Dios iba a eliminar a las familias en esta Tierra Prometida, y que los israelitas realmente heredarían esta tierra, y que sería una tierra productiva de leche y miel.

Éxodo 13: 6 “Siete días comerás pan sin levadura, y en el séptimo día [será] fiesta para el SEÑOR”.

Compare (Éxodo 12:16), donde se ordena una “santa convocación” para el séptimo día. Los judíos consideran este día, el veintiuno de Abib, como el aniversario del paso del Mar Rojo.

“Siete”, como hemos mencionado muchas veces antes, muestra la integridad espiritual. Aquí vemos de nuevo que era realmente lo que indicaba. Este séptimo día fue como una fiesta muy especial sin trabajo, solo adoración. El primero y el séptimo día de este tiempo debían ser especialmente días santos.

Éxodo 13: 7 “El pan sin levadura se comerá siete días; y no se verá pan con levadura contigo, ni se verá levadura contigo en todos tus barrios”.

“Y no se verá a tu lado pan con levadura, ni se te verá en todos tus aposentos”: (véanse las notas de Éxodo 12:15). Comienzan antes de la Pascua, con toda la diligencia y cuidado que puedan , para guardar toda la levadura. O cualquier cosa que tenga levadura dentro de ella, fuera de sus casas y fuera de su poder. Buscando en todos sus armarios y papeleras, limpiando toda la casa y modificándola por todas partes. Y ellos también se proveen a sí mismos. de utensilios nuevos para su cocina y mesa, o bien hacen que lo viejo sea nuevo otra vez. Y los escudriñan bien, o bien tienen un número selecto de recipientes separados para el uso exclusivo de la pascua. que no usen nada durante esos ocho días que ha tenido levadura.

Algunos creen que cada palabra de la Biblia debe tomarse literalmente y que no debemos intentar ver lo espiritual, pero creo que si miramos lo espiritual, encontraremos un tesoro escondido. Esto se habló de nuevo, para enfatizar la importancia de que estas personas de Dios no tengan levadura dentro de ellos, o ni siquiera encuentren levadura en sus hogares. Una vez más, creo que los siete días solo demuestran que si queremos agradar a Dios, mantendremos el pecado (levadura) fuera de nuestra vida personal e incluso lo mantendremos fuera de nuestros hogares. Jesús regresa por una virgen casta sin mancha ni arruga. Jesús no regresará para aquellos que practican el pecado como una forma de vida y creo que ese es el mensaje espiritual que debemos recibir. No solo en este verso, sino en todo este capítulo. Se repitió porque era importante.

Éxodo 13: 8 “Y mostrarás a tu hijo en aquel día, diciendo: [Esto se hace] por lo que [el] Jehová me hizo cuando salí de Egipto”.

“A me to when cuando”: una aplicación personalizada de la obra de Dios perteneció a la primera generación que experimentó el Éxodo. Las generaciones posteriores solo podían decir “para mí cuando yo” en el sentido de nuestra nación, pero sin perder el significado de cómo Dios había provocado un día tan importante en la historia de la nación. Tenga en cuenta la aplicación personalizada de la ley del primogénito también (versículo 15), “sacrifico … a mis hijos los redimo”.

En cada generación sucesiva, la Pascua sería una oportunidad de enseñanza dentro de la familia. “Esto se hace porque lo que el Señor me hizo”, con todos los miembros considerándose presentes con sus antepasados ​​en el Éxodo “cuando salí de Egipto”.

Vemos que era obligación del padre contarle a su hijo acerca de Dios. Esto debería pasar de una generación a la siguiente. No solo debían enseñar a la próxima generación a observar esta fiesta, sino que también debían enseñarles por qué estaban observando esta vez. A menos que los padres se tomen el tiempo de enseñar a la próxima generación, la fiesta se pasaría por alto y sería muy desagradable para Dios.

Éxodo 13: 9 “Y será una señal para ti en tu mano, y para un memorial entre tus ojos, que la ley del SEÑOR esté en tu boca; porque con la mano fuerte te sacó Jehová de Egipto. “

La palabra “signo” ha sido objeto de alguna especulación. Debido a este verso y Deuteronomio 6: 8 y 11: 8, los judíos han llegado a la conclusión de que esto significaba literalmente usar bolsas llamadas tefilín, un término que se explica que significa oraciones. La designación griega era phylakterion (Mateo 23: 5), de la cual se deriva la palabra inglesa “phylactery”. Consistía en pequeñas bolsas hechas de la piel de animales ceremonialmente limpios. Cosidos a bandas de cuero por las que estaban atados a la frente entre e inmediatamente por encima de los ojos, y a los brazos izquierdos, de los hombres que habían alcanzado la edad de 13 años. Dentro de las bolsas, se escribieron ciertos pasajes de la Ley (13: 2 -10; Deut. 6: 4-9; 11: 13-21).

Muchos creen que esto estaba hablando de las filacterias (pequeña caja de las Escrituras), que los hebreos llevaban en la frente o en el brazo. Realmente creo que significa mantenerlo en tu mente y ante ti en todo momento. Si está en tu mente y corazón, estará en tu boca. Las filacterias eran tiras de pergaminos con Escrituras escritas en ellas y llevadas en cajitas en el centro de las frentes y los brazos izquierdos. La bendición que se usa para ponérselos es: “Bendito seas, oh Señor nuestro Dios, Rey del universo, quien nos ha santificado con los mandamientos y nos ha ordenado que nos pongamos filacterias”.

Verá, si está mirando la Biblia desde el punto de vista literal, incluso podríamos hacerlo hoy. Creo que lo que se dice en esto, es mantener las enseñanzas de Dios en tu mente y en tu corazón, o constantemente ante ti. Dios entregó a los israelitas (nada de lo que hicieron los sacó). Dios libera a los cristianos por gracia, ya que nada de lo que hacemos nos salva.

Éxodo 13:10 “Por lo tanto, mantendrás esta ordenanza en su temporada de año en año”.

No la ordenanza de las filacterias, como el Targum de Jonatán, sino la ordenanza del pan sin levadura.

“De año en año”: cada año sucesivamente, siempre y cuando esté vigente, incluso hasta la venida del Mesías. Está en el texto hebreo, “de días a días”; es decir, año tras año, tal como lo entendemos; o de lo contrario, la sensación es que la Fiesta de los Panes sin Levadura, cuando llegó la temporada para conservarla, se debía observar todos los días durante siete días seguidos.

Esto no era algo que tomar a la ligera. Hay que recordarlo cada año.

Éxodo 13: 11-12 “Y sucederá cuando el SEÑOR te traiga a la tierra de los cananeos, como él te juró a ti ya tus padres, y te la dará,” “Para que te apartes al SEÑOR todo lo que abre la matriz, y toda primicia que provenga de una bestia que tengas; los varones serán de Jehová “.

En recuerdo de la preservación del Señor de los primeros hijos de Israel, la “primicia … será la del Señor”, sin embargo, solo los primogénitos fueron redimidos (versículo 13).

Vemos aquí de nuevo, que el primogénito varón y el animal debían ser reservados para el Señor. Esto sería responsabilidad del padre de la familia, para ver que esto se hizo.

Éxodo 13:13 “Y cada primogénito de un asno redimirás con un cordero; y si no lo redimes, romperás su cuello; y redimirás al primogénito de todos los hombres, entre tus hijos.”

La mayoría de los animales machos primogénitos debían ser sacrificados, excepto aquellos que se consideraban ritualmente impuros (como “un asno”).

Vemos que la bestia de la carga (culo), iba a ser redimida, para que pudiera llevar sus bienes. El cordero aquí también, fue el sacrificio. Un hijo primogénito, más tarde, sería redimido con cinco siclos del santuario. Si el asno no fue redimido para ser usado como una bestia de carga, entonces sería matado. El dueño no debía beneficiarse del asno primogénito. Matarlo le costó al dueño.

Éxodo 13:14 “Y sucederá cuando tu hijo te avise en el futuro, diciendo: ¿Qué es esto? Que le dirás: Con la mano el SEÑOR nos sacó de Egipto, de la casa de esclavitud:”

Esto se agrega para enseñar a los padres en todas las edades sucesivas, que es su deber instruir a sus hijos en la palabra y las obras de Dios, y en la naturaleza y las razones de cada tipo particular o parte de la adoración y el servicio de Dios (ver Deut. 15). : 5; Salmo 66: 4; Oseas 2:14).

Cuando sus hijos preguntaron por qué guardan esto? Todo lo que debían decir era: “Dale a Dios la gloria por todo”.

Éxodo 13:15 “Y sucedió que cuando el Faraón casi no nos soltó, el SEÑOR mató a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, tanto el primogénito de los hombres, como el primogénito de la bestia; por eso sacrifico al SEÑOR. todo lo que abre la matriz, siendo hombres, pero a todos los primogénitos de mis hijos los redimo “.

Las primicias de bestias que no se usaban en el sacrificio, debían ser cambiadas por otras usadas de ese modo, o debían ser destruidas. Nuestras almas se pierden a la justicia de Dios y, a menos que sean rescatadas por el sacrificio de Cristo, ciertamente perecerán. Estas instituciones les recordarían continuamente su deber de amar y servir al Señor. De la misma manera, el bautismo y la Cena del Señor, si se explican y atienden, nos recordarían y nos darían ocasión para recordarnos a los demás sobre nuestra profesión y deber (véase Lucas 2:23).

Aquí vemos que toda la razón para sacrificar al primogénito de todos los animales a Dios fue en el recuerdo de que Dios salvó al primogénito de los israelitas en la noche en que mataron al primogénito de Egipto. La razón por la que los primogénitos hebreos fueron redimidos (comprados) fue porque ellos también pertenecían a Dios. Dios no exigió que los hebreos sacrificaran a los primogénitos, sino que los redimiera de la ley. Jesús es el primogénito de Dios; Jesús nos redimió de la maldición de la ley.

Éxodo 13:16 “Y será por señal en tu mano, y por frontales entre tus ojos; porque con mano fuerte el SEÑOR nos sacó de Egipto.

Más tarde, el pueblo judío ató filacterias, cajas de oración, “por una ficha” de esto en sus brazos y frentes izquierdos (“frontales entre tus ojos”).

Una vez más, se les dijo que siguieran recordándose que Dios los había sacado. Deben mantener el recuerdo en sus mentes y corazones.

Éxodo 13:17 “Y aconteció que cuando el Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los guió por el camino de la tierra de los filisteos, aunque eso estaba cerca; porque Dios dijo:” Para que no ocurran aventuras “. la gente se arrepiente cuando ve la guerra, y regresan a Egipto: “

“A través del camino de la tierra de los filisteos”: los viajeros que viajaban al este y noreste de Egipto tenían dos buenas opciones: “el camino del mar” o el camino de Shur “. La primera ruta, la más directa y la más corta, estaba salpicado de fortalezas egipcias que controlaban las llegadas y salidas hacia y desde Egipto. Un poco más al norte, el territorio filisteo también presentaba una amenaza militar. La falta de preparación para la batalla por parte de Israel eliminó la primera opción, y Dios eligió la segunda opción (versículo 18; 15:22). En cualquier caso, Dios le había dicho a Moisés que guiara a la gente a Horeb o Sinaí, la montaña de Dios (3: 1), y que no los llevara de inmediato a Canaán (3:12).

La ruta “cercana” a la Tierra Prometida involucró dirigirse al este alrededor de la curva del Mar Mediterráneo, luego al norte a través de la “tierra de los Filisteos”.

Dios sabía que los filisteos pelearían y sabía que estas personas estaban tan despojadas de su esclavitud en Egipto, que no estaban listas para pelear una batalla, por lo que les envió el camino más largo. Egipto era malo, pero no estaban listos para la guerra. Podrían haberse rendido y vuelto a Egipto. Su lucha se había ido.

Éxodo 13:18 “Pero Dios guió a la gente, a través del camino del desierto del Mar Rojo: y los hijos de Israel subieron fuera de la tierra de Egipto”.

La ruta más larga de “desierto” que “Dios los guió” puede parecer extraña, pero el pueblo hebreo necesitaba tiempo para convertirse en una nación organizada apta para la guerra. El camino de Dios siempre es el mejor, incluso cuando lleva a su pueblo a través del desierto.

La ubicación del cruce del “Mar Rojo” ha generado mucho debate. Se han propuesto varios puntos de vista:

(1) El cruce estaba cerca del extremo norte del Golfo de Suez;

(2) Estaba cerca del lago Timsah o la extensión sur del actual Lago Menzaleh;

(3) El mar estaba ubicado en la región del delta del norte, tal vez en Serbonitis;

(4) El cruce se realizó en la región de Bitter Lakes, conocida por sus marismas y cañas, como refleja el hebreo (yam sup, “Mar de cañas”).

La ventaja de este último punto de vista es que tal ruta los habría llevado de inmediato al desierto de Shur después de su cruce, y también habría coincidido con un viaje de tres días (en 15:22). En cualquier caso, fue un cruce milagroso en aguas profundas.

El hecho de que el pueblo de Dios dejara Egipto “enjaulado” sugiere que tenían un plan en marcha, presumiblemente respaldado por una oración ferviente, para el momento en que el Faraón realmente los dejara ir.

Cada cristiano en el camino a la Tierra Prometida debe cruzar el desierto primero. Este sería un tiempo de prueba real. Un tiempo para separarlos en los verdaderos seguidores de Dios de aquellos que estaban siguiendo por lo que podían obtener. Aunque Dios los trajo por el camino largo, aún era menos peligroso que la guerra abierta con los filisteos. Dios los sacó de esta manera para enseñarles sus caminos. “Aprovechado” solo significa que se mudaron ordenadamente en cinco grupos más pequeños como lo haría un ejército. Los grupos más pequeños que tendrían que superar en el desierto, los estarían condicionando.

Éxodo 13:19 “Y Moisés se llevó los huesos de José con él; porque había jurado estrictamente a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente te visitará, y tú me llevarás mis huesos de aquí contigo”.

Las últimas palabras de José fueron que quería que sus “huesos” fueran llevados a la Tierra Prometida, una proclamación de su fe en la promesa de Dios de traer a la gente de regreso a allí (Gen. 50: 24-26). El juramento ancestral de honrar a José fue guardado ahora por Moisés.

“Los huesos de José”: en cumplimiento de su deber y responsabilidad solemnemente jurados (Gn. 50: 24-26), los israelitas se llevaron el ataúd de José con ellos. Unos 360 años antes, había previsto el día en que Dios provocaría el Éxodo, y sus instrucciones acerca de que sus huesos serían llevados a la Tierra Prometida indicaron cuán seguro estaba de la partida de Israel a Canaán (Gen. 50: 24-26; Heb. . 11:22). Después de los años de vagar por el desierto, los restos de José llegaron a su lugar de descanso final en Siquem (Josué 24:32).

Recordamos que, José tomó el cuerpo de Jacob y lo enterró en la cueva de Machpelah. Tanto Jacob como José nunca dejaron de creer que sus ancestros recibirían la Tierra Prometida, como Dios lo había prometido. Su fe en esto hizo que José les hiciera jurar tomar sus huesos, para que él también pudiera recibir la Tierra Prometida.

Éxodo 13:20 “Y emprendieron su viaje desde Sucot, y acamparon en Etham, en el borde del desierto”.

“Etham, en el borde del desierto”: el nombre hebreo de este lugar puede ser una transcripción del egipcio Khetem que significa “fortaleza”. Una línea de fortalezas (ver nota en el versículo 17), que se extiende desde el mar Mediterráneo hasta el golfo de Suez. Incluso si el sitio permanece desconocido, por lo que no es posible localizarlo, seguramente fue un lugar que limita con la zona desértica al este de Egipto.

Estas fueron áreas de desierto que los israelitas atravesaron.

Éxodo 13:21 “Y el SEÑOR iba delante de ellos de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino; y de noche en la columna de fuego, para darles luz; para ir de día y de noche:”

“Un pilar de una nube … un pilar de fuego”: Este fue el medio por el cual Dios guió a la gente. Era una sola columna, que era nube de día y fuego de noche (14:24), y estaba asociada con el Ángel de Dios (14:19; 23: 20-23), o la presencia del Ángel de Dios (Isa. 63). : 8-9; ver nota en 3: 2). Fue la columna desde la cual el Señor también habló a Moisés (33: 9-11).

Esta nube resplandeciente fue la gloria de Shekinah de Yahvé, que más tarde llenó el tabernáculo (40:35), y luego el templo de Salomón (1 Reyes 8:10), y finalmente se apartó del templo y la ciudad justo antes del cautiverio babilónico (Ezequiel). Capítulos 8-11). Esta “gloria del Dios de Israel” no regresará a Israel hasta la segunda venida de Cristo (Ezequiel 43: 1-7), momento en el cual la nube resplandeciente cubrirá una vez más al pueblo terrenal de Dios (Isaías 4: 5). Guió a la gente a través del desierto, les aseguró la presencia de Dios y los protegió de los egipcios (14: 19-20).

Vimos anteriormente en este capítulo que Dios mismo los guiaría. Dios era su comandante y jefe. Probablemente debido al calor del desierto y probablemente debido a su prisa por salir de Egipto, se movían día y noche. Esta “nube” y este “fuego” fueron la presencia de Dios. Dios es un fuego consumidor.

Hebreos 12:29: “Porque nuestro Dios [es] un fuego consumidor”.

De alguna manera, en este pilar de una nube y pilar de fuego habitaba la presencia de Jehová. Ellos debían mirarlo a Él, y no a otro, a dónde ir y qué hacer, y así debemos mirar a Él. Esta presencia para los cristianos se habla en Isaías.

Isaías 4: 5 “Y Jehová creará en cada morada del monte Sión, y en sus asambleas, una nube y humo de día, y el resplandor de un fuego de fuego en la noche: porque sobre toda la gloria [habrá] a defensa.”

El monte Sion es la iglesia. Dios es el protector y director de la iglesia.

Éxodo 13:22 “No quitó la columna de la nube de día, ni la columna de fuego de la noche, [de] delante del pueblo”.

Las columnas de guía de “nube” durante el día y “fuego” durante la noche eran el Señor mismo que guiaba a Israel, iluminando el camino de la gente. Protegiéndolos, brindándoles confianza y dirigiendo su movimiento. Los cristianos de hoy tienen la Palabra de Dios, que proporciona orientación (Salmo 119: 105) y seguridad de su presencia (Mat. 28: 18-20).

Dios nunca nos deja. Podemos dejarlo, pero Él nunca nos deja. Dios nos guiará y nos guiará, siempre y cuando lo sigamos. Creo que esta es la indicación aquí.

Preguntas del Capítulo 13 de Éxodo

  1. ¿A quién se le dijo a Moisés que santificara?
  2. ¿Qué significa santificado?
  3. ¿Por qué se incluyeron los animales?
  4. ¿Cómo los sacó el Señor?
  5. ¿Qué les dijo Dios que no olvidaran?
  6. ¿Qué significa para el autor el no comer pan sin levadura?
  7. ¿En qué mes salieron de Egipto?
  8. ¿Qué significa el nombre de este mes?
  9. ¿Qué mes en nuestro calendario es similar?
  10. ¿Qué tierra les había prometido Dios?
  11. ¿Qué dos comidas les prometió Dios?
  12. ¿Cuántos días deben comer pan sin levadura?
  13. ¿Qué indica este número?
  14. ¿Qué no indicaba la levadura en los cuartos?
  15. ¿Jesús vuelve para quién?
  16. ¿Por qué se repitió esto?
  17. ¿De quién era la obligación de contarle a la familia?
  18. ¿Dónde llevaban el memorial?
  19. ¿Qué significa “Phylacteries”?
  20. Describe la forma en que los hebreos entendieron esto.
  21. ¿Con qué frecuencia iban a celebrar esta fiesta?
  22. ¿Por qué iba a ser redimido el asno?
  23. Si no lo redimían, ¿qué iban a hacer con él?
  24. ¿Cuál fue el precio con el que el hijo primogénito iba a ser redimido?
  25. Cuando los hijos preguntaron por qué hicieron esto? ¿Qué debe responder el padre?
  26. ¿Cuál fue la razón completa para sacrificar al primogénito?
  27. ¿Jesús nos redimió de qué?
  28. “Y será para un _________ en tu mano y para _________ entre tu ______”.
  29. ¿De qué tierra los alejó Dios?
  30. ¿Por qué camino los guió Dios?
  31. ¿En qué dos cosas se mostró Dios para guiar a la gente?
  32. ¿Qué significa “enjaezado”?
  33. ¿A qué hora sería?
  34. ¿Por qué Dios los trajo de esta manera?
  35. ¿Cuyos huesos fueron con ellos a la Tierra Prometida?
  36. ¿Qué leemos acerca de Dios y los cristianos en Isaías 4: 5?
  37. ¿De qué es simbólico el monte Sión?
  38. Dios es el Director y Protector de la __________.
  39. ¿Qué lección pueden aprender los cristianos en el versículo 22?
Éxodo capitulo 13
5 (100%) 1 vote