Levítico Capítulo 11 Continuación


Levítico 11:21 “Sin embargo, se pueden comer de cada cosa que vuela y se arrastra sobre los cuatro, que tienen patas sobre sus pies, para saltar sobre la tierra”. (Esto se ha repetido a propósito).

Levítico 11:22 “[Incluso] de ellos podréis comer; la langosta como su especie, y la langosta calva según su especie, y el escarabajo según su especie, y el saltamontes según su especie”.

Los cuatro siguientes, que parecen no ser otros cuatro tipos de langostas.

“La langosta según su especie”: esta es la langosta común, llamada Arbeh, de la gran multiplicación y de las vastas multitudes de ellos. La frase, “según su especie”, y que también se usa en todos los casos siguientes, significa toda la especie de ellos, que podría comerse.

“Y la langosta calva según su especie”: que en el texto hebreo es Soleam, y tiene su nombre, como sugiere Aben Ezra, de sus rocas ascendentes. Pero dado que las langostas no trepan rocas, o tienen un interés especial por ellas, más bien este tipo de langosta puede llamarse así, por su devoración y consumo de todo lo que se interponga en su camino. De la palabra caldeo que significa tragar, devorar y consumir. Pero la razón por la que deberíamos llamarlo la langosta calva no es tan clara, aunque parece que sí, ya que los judíos describen a algunos que no tienen calvicie, lo que explica la glosa, cuya cabeza no es calva.

“Y el escarabajo según su especie, que es otro tipo de langosta llamada Chargol, y no debe convertirse en un escarabajo, porque ningún tipo de escarabajo es comestible. Tampoco tienen patas para saltar, y por lo tanto no están bajo la descripción general dada Tales cosas voladoras, rastreras, aptas para comer.

“Y el saltamontes según su especie”: este es otro, y el cuarto tipo de la langosta que podría comerse “: su nombre es Chagab, de la palabra árabe Chaguba,” velo “, langostas que corren a la luz del sol.

La diferencia entre estos varios tipos es con ellos esto: el Chagab tiene una cola, pero no un montón; Arbeh ni manojo ni cola; y Soleam tiene un montón, pero no una cola; y Chargol tiene tanto racimo como cola. Maimónides considera ocho tipos de ellos aptos para comer; y estas criaturas no solo fueron devoradas por los judíos, sino por varias otras naciones.

Repetí el versículo 21 de la última lección, para hacer una declaración completa aquí. En la parte del mundo, donde vivían los israelitas, se comían regularmente escarabajos, langostas y saltamontes. Estos no solo se comían cuando estaban en situaciones desesperadas, sino que en realidad se pensaban como un manjar. Personalmente, nunca he comido algo así, pero en muchas partes del mundo hoy en día se siguen sirviendo como una delicadeza.

Levítico 11:23 “Pero todos [los otros] voladores que se arrastran, que tienen cuatro pies, [serán] para vosotros una abominación”.

Exceptuando los cuatro tipos antes mencionados, por lo que correctamente suministramos la palabra “otro”.

Usando las otras dos primeras como manos. Y por lo tanto, puedes verlo caminando en cuatro pies, con algo comestible en sus manos. Ahora todas esas criaturas que tienen cuatro pies o más, excepto lo anterior, serán una abominación para ti; Aborrecido como alimento, y abstenido de.

Versos 24-43: Una persona también puede convertirse en “impura” al tocar una “canal”, o reptiles, o cualquier cosa sobre la cual pueda caer un reptil. La limpieza se realizó lavando con agua, aunque algunos artículos sucios tuvieron que romperse. Estar solo “inmundo hasta la par” (en comparación con una semana, como con Miriam (en el capítulo 12 de Num.), Sugiere una ofensa más leve.

Esta sección trata sobre la separación de otras cosas contaminadas.

Levítico 11:24 “Y por esto seréis inmundos; todo aquel que toque su cuerpo será inmundo hasta la tarde”.

Es decir, por comerlos; o si los comieran serían inmundos.

“Todo el que toque su cadáver será inmundo hasta el anochecer”: no solo el inmundo fue el que los comió, sino que el que incluso tocó sus cadáveres fue considerado impuro. Puede que no vayan al tabernáculo, ni conversen con los hombres, ni coman de las cosas sagradas, que estaban prohibidas a los hombres en cualquier impureza. Y aunque no se menciona su propio lavado, puede entenderse, esta es una forma breve o concisa de hablar, como observa Aben Ezra. Quien agrega, que era necesario que se lavara con agua. Lo que era típico de lavar y limpiar por la gracia y la sangre de Cristo, sin la cual un hombre no puede ser limpiado del pecado más pequeño y contaminado por él. Y puede significar que durante la dispensación legal no hubo una limpieza adecuada del pecado, hasta la tarde del mundo,

Parece que de todos los insectos que vuelan y caminan, solo a los de la familia de las langostas se les permitió ser comidos. Ahora que lo pienso, ¿quién querría comerse una mosca, un mosquito o cualquiera de las otras plagas voladoras que fumigamos para eliminarlas? No hay nada más sucio, en mi opinión, que una cucaracha. Podríamos entender sin ningún problema que Dios los restringiera en uso para la mesa.

Levítico 11:25 “Y cualquiera que lleve algo de su cadáver, lavará su ropa, y será inmundo hasta la tarde”.

Eso los lleva de un lugar a otro, fuera del campamento, la ciudad, la aldea, la casa o el campo donde se encuentran. Y aunque esto se hace con un buen diseño, como ofensivo o infeccioso, sin embargo, tal;

“Lavará sus ropas y quedará inmundo hasta el final”: de donde tanto Jarchi como Aben Ezra deducen, que la contaminación al oír o cargar es mayor que al tocar. Dado que un hombre así, tan contaminado, se vio obligado a lavar su ropa, así como su cuerpo. Así que los santos, que han contraído la contaminación por cualquier forma de pecado, deben lavar sus vestiduras y hacerlas blancas en la sangre del Cordero (Ap. 7:14).

Los mosquitos transportan la malaria, entre otras cosas, y se puede ver que no sería bueno tocarlos. Estas ordenanzas son simplemente buenas reglas de sentido común que Dios ha hecho para ayudar al hombre. Cuidamos a nuestros hijos y tratamos de mantenerlos seguros. Dios se preocupa más por nosotros que nosotros por nuestros hijos. ¿Por qué no daría estas ordenanzas para protegernos de destruirnos a nosotros mismos?

Versos 26-27: Estos animales prohibidos incluirían caballos y burros, que tienen un solo casco, y leones y tigres, que tienen patas.

Levítico 11:26 “[Las canales] de cada bestia que divide el casco, y [no] está descalza, ni mastica el bolo, [es] impura para ti: todo el que las toque será impuro”.

Como el camello.

“Ni mastica el bolo”: aunque puede dividir el casco, como el cerdo. Y por otro lado, como puede masticar el bolo, y sin embargo no dividir el casco, como el conejo y la liebre. Para las Escrituras aquí, como observa nuevamente Aben Ezra, usa una forma breve y concisa de hablar. Estas;

“Son inmundos de ti”: ser considerados por ellos, y no ser comidos ni tocados.

“Todo el que los toque será inmundo”: hasta la tarde; Y obligado a lavar, aunque no expresado. Esto no debe entenderse de tocarlos mientras están vivos, como lo entienden algunos saduceos o karaítas, según Aben Ezra. Para camellos, caballos, mulas, etc. podrían ser, y fueron montados, y así tocados. Pero esto es hablar de ellos cuando están muertos, o de sus canales, como se proporciona correctamente al principio del versículo. Y los escritores judíos entienden esto solo de la carne de la carcasa, no de los huesos, cuernos y pezuñas, que, dicen, no contaminan, solo la carne. Esto se repite desde (Lev. 11: 8).

Levítico 11:27 “Y lo que sea que vaya sobre sus patas, entre toda clase de bestias que siguen [las] ​​cuatro, son inmundas para ti: el que toque su canal será inmundo hasta la tarde”.

O “las palmas” de sus manos; Es decir, tales criaturas, cuyos pies no se dividen en dos partes. Pero en muchos, como los dedos de una mano, como monos, leones, osos, lobos, zorros, perros, gatos, etc.

“Entre toda clase de bestias que van en las cuatro”: Esto se agrega, para distinguirlas de las aves, como las que están limpias. Quienes caminan pero en dos pies, aunque sus pies están divididos en dedos o garras, y pueden llamarse manos sobre las que caminan.

“Éstos son inmundos para ti”: y como no pueden comerse, tampoco los toca, como sigue:

“Quien toque su cadáver será inmundo hasta la tarde” (véanse las notas en Lev. 11:24).

Esos animales que tienen patas, serían todos animales de la familia de los gatos. Esto también incluye perros y animales salvajes como el oso. Estas advertencias solo entran en mayor detalle que las mencionadas anteriormente. Algunos animales comen cosas como la hierba y no comen carne. Otros animales no comen nada más que carne. Dios hizo cada animal para su uso específico en esta tierra. Necesitamos aprender cuál era el propósito de Dios para cada animal y usarlos solo para ese propósito.

Levítico 11:28. “Y el que de ellos lleve su cuerpo, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la tarde; ellos son impuros para ti”.

Lo lleva sobre cualquier cuenta, de un lugar a otro.

“Lavará sus ropas, y quedará inmundo hasta la par”: como el que llevaba los cadáveres de cualquiera de las cosas que se arrastran volando (Lev. 11:25).

“Son inmundos para ti”: incluso los cadáveres de uno y del otro; y para todos los israelitas, hombres, mujeres y niños, como observa Aben Ezra.

Como dijimos antes, una canal es el cuerpo de un animal muerto. Murió por alguna razón. Puedes contraer una enfermedad de un animal igual que de otro humano. Este lavado de la ropa es otra precaución de sentido común. Cualquier germen en la ropa probablemente se perdería después del lavado. En nuestros días, cuando hay tantas enfermedades espantosas, debemos tener mucho cuidado de lavarnos las manos siempre después de estar en contacto con animales, o incluso después de que hayamos dado la mano a un extraño. En los hospitales, las enfermeras usan guantes cuando cuidan a los pacientes para evitar contagiarse del virus del sida y otras enfermedades temidas.

Levítico 11:29 “Estos también serán [inmundos] para vosotros entre las cosas que se arrastran sobre la tierra; la comadreja, el ratón y la tortuga según su especie”

Estos también serán inmundos para ti entre las cosas que se arrastran que se arrastran sobre la tierra. A diferencia de esas cosas que vuelan, que no tienen alas. Y que eran igualmente impuros, ni para ser comidos ni tocados. Ni su sangre, su piel, ni su carne, como el Targum de Jonathan lo parafrasea. Y los médicos místicos dicen que la sangre de un animal que se arrastra y su carne se unen. Y Maimónides observa que esto es algo fundamental para ellos, que la sangre de un animal que se arrastra es como su carne. Que en Siphre (un libro antiguo de ellos), se recoge de lo que se dice en (Lev. 11:29). “Estos serán inmundos”, etc., de ahí que los sabios dicen que la sangre de una cosa que se arrastra contamina como su carne. Las cosas que se proponen son las siguientes:

La comadreja: sin embargo, todos están de acuerdo con la interpretación correcta de “el ratón”; que tiene su nombre en hebreo por ser un destructor y destructor de campos. Una instancia de la que tenemos en (1 Sam. 6: 5; ver notas). Para que este tipo pueda ser destinado principalmente, aunque incluye a todos los demás, que se distinguen por sus colores, el negro, el rojo y el blanco. Como lo expresa un médico experto, come casi todo, roe con lo que se encuentra y, entre otras cosas, es un gran amante de la carne de cerdo, que fue una abominación para los judíos. Tampoco se abstiene de excremento, y por lo tanto no es de extrañar que se lo tenga en cuenta entre las criaturas impuras. y sin embargo, encontramos que fueron comidos por algunas personas (véase Isaías 66:17). Especialmente el dormouse; por lo que los antiguos romanos hicieron conveniencias para mantenerlos y alimentarlos,

El último de este texto, “la tortuga”, significa la tortuga de tierra; tiene su nombre de la concha con la que está cubierto, esta palabra se usa a veces para un vagón cubierto (Núm. 7: 3). Hay varios tipos de ellos, como lo observan Plinio y otros escritores. Una tortuga del tipo de la tierra es un plato muy delicado. La versión de la Septuaginta lo traduce, el “cocodrilo de la tierra”, que Bochart aprueba: y Leo Africanus dice que muchos en Egipto comen la carne del cocodrilo y afirman que es de buen gusto. Su carne es blanca y tierna, y sabe a ternera.

Levítico 11:30 “Y el hurón, y el camaleón, y el lagarto, y el caracol, y el topo”.

Y el hurón. Cualquier criatura es aquí significada; Tiene su nombre en hebreo por el grito que hace. Y así, el hurón tiene una sola nota en su voz, que es un grito agudo, pero pequeño, quejumbroso. Se utiliza para expulsar a los conejos de sus agujeros. Las versiones Septuagint y Vulgate Latin representan la palabra por “mygale”, el ratón comadreja, o “mus areneus” de los latinos, la musaraña o el ratón musculoso. Tiene algo del ratón y la comadreja, de donde tiene su nombre en griego, es del tamaño del uno y el color del otro.

“Y el camaleón”: Esta es una criatura pequeña como un lagarto, pero con una cabeza más grande y más larga. Tiene cuatro pies, y en cada pie tres garras. Su cola es larga; Con esto, así como con sus pies, se sujeta a las ramas de los árboles. Su cola es plana, su nariz larga, y confeccionada en un punto obtuso. Su espalda es afilada, su piel trenzada y dentada como una sierra, desde el cuello hasta la última articulación de la cola, y sobre su cabeza tiene algo así como un peine. En otros aspectos, se hace como un pez; Es decir, no tiene cuello. Lo que se dice de su vida en el aire y el cambio de color según lo que se aplica, ahora se consideran errores vulgares. Pero cualquiera que sea la criatura que se quiere decir aquí, parece tener su nombre en hebreo por su fuerza, por lo que Bochart toma el “guaril” o “alwarlo” de los árabes que se quiere decir. Es el lagarto más robusto y fuerte, y tiene una fuerza superior a las serpientes y la tortuga de tierra, con la que a menudo se enfrenta.

“Y el lagarto”: Entonces Jarchi interpreta la palabra por un “lagarto”. Tiene una letra más grande de lo habitual en ella, para que esta criatura pueda ser observada y protegida como muy perniciosa y, sin embargo, con algunas personas se la comen. Calmet dice que hay varios tipos de lagartos, que son bien conocidos. Hay algunos en Arabia de un codo largo, pero en las Indias hay algunos, dicen, de veinticuatro pies de largo. El Dr. Shaw dice que le informaron que más de 40,000 personas en El Cairo y en el vecindario no viven con más alimentos que las lagartijas y las serpientes. Aunque piensa, porque los árabes llaman al camaleón “taitah”, que difiere poco de nombre de “letaah”, aquí; que por lo tanto, que es de hecho una especie de lagarto, podría, con más propiedad, ser sustituido por ella.

“Y el caracol”: Así que la palabra es traducida por Jarchi, en el lugar, y por Kimchi, y Philip Aquinas, y David de Pomis, en sus léxicos. Y estas criaturas, aunque prohibidas a los judíos, no solo se usan para la medicina, sino también para la comida de muchos. Se dice que los caracoles de varios tipos se comen con gran satisfacción en Italia y Francia. En Silesia hacen lugares para la cría de ellos en este día, donde se alimentan con nabos, etc., y se conservan cuidadosamente para el mercado. Y los romanos los cuidaron de la misma manera. Bochart cree que se entiende una especie de lagarto, que se encuentra en la arena, que los árabes llaman “chulaca”, o “luchaca”, porque la palabra que aquí se usa significa, en el lenguaje talmúdico, tierra arenosa.

“Y el topo”: Y así lo interpretan aquí Onkelos y Jarchi, y David de Pomis y Philip Aquinas, en sus léxicos. La misma palabra se usa para un cierto tipo de ave, que traducimos el “cisne” (Lev. 11:18), pero aquí de una cosa que se arrastra. Sea lo que sea lo que pretenda, parece tener su nombre por su aliento. O bien en una significación contraria, si se entiende del lunar, que contiene la respiración o no respira mientras está bajo tierra. O por su respiración más libre, por lo que Bochart lo toma como el “camaleón”. Que, como dice Plinio, siempre está abierta con su boca por aire. Y ha sido una noción vulgar, aunque errónea, que vive sobre ella. El Targum de Jonathan lo interpreta por la “salamandra”; ahora quien haya comido cualquiera de las ocho cosas que están arriba,

La única diferencia visible entre estos y los impuros que leemos en los versículos anteriores es que estos van en su barriga, no vuelan. Muchas de las cosas en esta categoría, como el caracol, se comen hoy. Estos no están prohibidos para aquellos que hablan la Palabra y oran por todo lo que comen. La comida es purificada por la Palabra y la oración.

Levítico 11:31 “Estos [son] impuros para ti entre todos los que se arrastran: el que los toque, cuando estén muertos, será inmundo hasta la tarde”.

No está en condiciones de comer, y no debe tocarse, al menos cuando esté muerto, como en la siguiente cláusula. Es decir, estas ocho clases de cosas reptantes antes mencionadas, como lo expresa el Targum de Jonathan, y solo éstas, como dice Maimónides.

“Todo el que los toque cuando estén muertos será inmundo hasta el anochecer”: porque tocarlos en vida no se contaminó, solo cuando murió. Y esto lo interpretan los judíos, mientras están en el caso en que murieron, es decir, mientras están húmedos. Porque, como dice Ben Gersom, si están tan secos, que no pueden volver a su humedad, no se contaminan. Por esta razón, ni los huesos, ni las uñas, ni los nervios, ni la piel de estas cosas que se arrastran, se profanan. Pero, dicen, mientras la espina dorsal está entera, y los huesos se adhieren a ella, entonces una cosa que se arrastra se considera húmeda, y mientras está así, se contamina.

Levítico 11:32 “Y sobre cualquier [cualquiera] de ellos, cuando estén muertos, caerán, será inmundo; ya sea [cualquier] vaso de madera, o vestiduras, o piel, o saco, cualquier recipiente [que sea] be], en donde [cualquier] trabajo se hace, debe ser puesto en el agua, y será impuro hasta la tarde; por lo tanto, será limpiado “.

Cualquiera de las ocho cosas que se arrastran arriba, es decir, de su carne. En cuanto a sus huesos, uñas, nervios y piel, como se observó anteriormente, al estar separados de ellos y secos, no se contaminan.

“Ya sea un vaso de madera, o una vestimenta, una piel o un saco”: todo vaso de madera, como el Targum de Jonathan; y todo tipo de ropa, de lana, lino o seda, y todo tipo de pieles, excepto pieles de bestias marinas. Porque éstos, según los judíos, no recibieron contaminación. Y también sacos o cilicio, hechos de pelo de cabra, y similares.

“Sea cual sea el barco, en el que se realice cualquier trabajo”: cualquier herramienta o instrumento utilizado por cualquier artífice en su oficio, o cualquier barco forjado por él.

“Se debe poner en el agua”: sumergido en ella, incluso en cuarenta cuencos de agua, según el Targum de Jonathan. Y lo que debe entenderse, no de una herramienta de trabajo o de un recipiente terminado, sino de cualquier recipiente de madera, vestido, piel o saco, antes mencionado.

“Será inmundo hasta la tarde”: aunque se ponga en agua y se lave.

“Para que se limpie”: De la manera anterior, al ser puesto o sumergido en agua; o “después”, como la Septuaginta, cuando se ha sumergido y ha llegado la par, y no antes.

Como hemos mencionado a lo largo de estas lecciones, estas instrucciones se dieron en beneficio del hombre. Estas cosas mencionadas aquí, son simplemente buenas prácticas de salud. Los israelitas no fueron tan bien informados sobre los gérmenes y cómo se transmiten, como nuestra sociedad actual. Creo que estas leyes eran como (reglas para vivir una vida saludable).

Levítico 11:33 “Y toda vasija de barro, en la cual [cualquiera] de ellos caiga, todo lo que esté en ella será inmundo; y vosotros la quebrantaréis”.

Cualquiera de los ocho reptiles anteriores, si por casualidad caen en medio de una vasija de barro.

“Todo lo que esté en él será inmundo”: si solo al caer tocó el exterior, no fue inmundo; pero si caía en ella, todo lo que contenía era inmundo. Porque, como dice Jarchi, una embarcación de barro no contamina ni recibe contaminación, sino desde el aire de ella, desde su interior.

“Y lo romperéis”: otros recipientes pueden ser puestos en agua y enjuagados, y así ser limpiados, pero los recipientes de barro, que no son de gran valor, debían romperse en pedazos. Un emblema de esto, como sugiere Ainsworth, de la disolución de nuestros cuerpos, que son como recipientes de barro, y por lo tanto de la destrucción del pecado, y de su eliminación total por la muerte.

Una vasija de barro no se pudo lavar y liberar adecuadamente de los gérmenes. Lo único que hay que hacer para deshacerse de los gérmenes entonces, sería romperlo.

Levítico 11:34 “De toda carne que pueda comerse, [la] sobre la cual [tal] agua vendrá será inmunda; y toda bebida que pueda beberse en cada [tal] recipiente será inmunda”.

Lo que de otra manera es legal comer y es apto para comer, ya sea hierbas o si es la carne de criaturas limpias.

“Aquello de lo que venga tal agua será inmundo”: es decir, el agua que se pone en un recipiente inmundo, se convierte así en la caída de cualquier reptil inmundo en él. Por lo tanto, tal agua derramada sobre cualquier tipo de comida, limpia y apta para comer, o que se pone en esa agua para vestirse, se vuelve sucia y no es apta para comer. Para el recipiente, siendo impuro, profana el agua, y el agua profana la comida. Jarchi interpreta esto del agua en general, que al encontrarse con cualquier cosa comestible, la prepara para la impureza. “Aprendemos (dice él) que no hay comida adecuada y preparada para recibir la contaminación hasta que el agua la alcance una vez; y después de haberla encontrado una vez, recibe la contaminación para siempre, aunque se seque”. Pero la primera Parece ser el verdadero sentido.

“Y toda bebida que pueda tomarse en cada recipiente será inmunda”: todo lo que de otro modo se puede beber legalmente, y sin embargo, se pone en un recipiente en el que ha caído cualquier reptil inmundo, o está en él cuando cae en él, se volvió inmundo y no era apto para ser bebido. Y esos licores que reciben la inmundicia, y que hacen que las carnes sean impuras al acercarse a ellos, según los médicos misnicos, son estos siete: rocío, agua, vino, aceite, sangre, leche y miel.

Esto está hablando de la vasija de barro arriba. Es fácil ver que cualquier cosa en el recipiente de tierra contaminada también se contaminaría, ya que no se puede lavar el recipiente de tierra y eliminar los gérmenes.

Levítico 11:35 “Y toda [cosa] con que caiga [cualquier parte] de su canal será inmunda; [ya sea] horno, o cocinas de macetas, serán desglosadas: [por] que [son] impuras, y será inmundo para vosotros.

Antes de que la Escritura parezca hablar de cualquiera de los reptiles perfectos, que caer sobre cualquier cosa debería contaminarla. Pero aquí, de cualquier parte de ellos, aunque sea tan pequeño, que, por cualquier accidente, caiga y se ilumine sobre cualquier cosa, incluso eso lo convertiría en impuro e inadecuado para su uso.

Ya sea un horno, o rangos de ollas “: el uno para hornear pan y el otro para hervir carne, como observa Aben Ezra.

“Se desglosarán”: Y no se utilizarán más para hornear y hervir.

“Para ellos son impuros, y serán impuros para usted”: Por este medio, se han hecho no aptos para el uso, y no deben usarse. Los escritores judíos explican la frase “a ti”, que significa a tu necesidad. Lo que necesitaban, pero ahora no deberían usar ni recibir ventajas. Incluso “a ti”; Todos los hombres, mujeres y niños, como Hiskuni lo interpreta. Todo esto fue ordenado para crear en ellos un aborrecimiento de estas criaturas, y para hacerlas cautelosas de comer y tocarlas. Y cuidado de que no se acerquen, ni se toquen, ni se caigan sobre nada, ya que les causaría muchos problemas, además de la pérdida de la ocasión.

Esto solo muestra cómo los gérmenes pueden ser transportados desde la canal, y cualquier cosa que toque estaría contaminada. Esto es simplemente decir de nuevo, que cualquier cosa sobre la que caiga el cuerpo muerto, que no pueda lavarse, tiene que eliminarse. Recuerdo que cuando era niño, si ibas a ver a alguien con una enfermedad como la fiebre tifoidea, tenías que ir a un lugar alejado de todos, bañarte y quemar tu ropa vieja que llevabas en la habitación donde estaba el paciente. Habría ropa fresca que no había estado en contacto con la enfermedad para ponerse. Realmente creo que esto es lo que Dios está diciendo aquí. En los últimos años, los médicos y las enfermeras llevaban máscaras en el quirófano. Hasta que las normas de limpieza modernas se incorporaron a las regulaciones del hospital, muchas personas murieron a causa de infecciones, en lugar de la enfermedad por la que estaban siendo atendidas.

Levítico 11:36 “Sin embargo, una fuente o pozo, [donde haya] agua en abundancia, estará limpio; pero lo que toque su canal será inmundo”.

“Una fuente o pozo”: el movimiento y la cantidad de agua determinaron la probabilidad de contaminación real. El agua también asustaba, y habría sido una amenaza para el suministro de agua si toda el agua tocada por estas carcasas prohibidas estuviera prohibida para beber.

Puede ver fácilmente por qué el agua corriente elimina la contaminación. Solo para resumir esta lección, diría que un Dios amoroso se preocupó tanto por Sus hijos que Él no solo les dio leyes para preservar su alma, sino que les dio leyes de limpieza para ayudarles a vivir vidas saludables aquí en la tierra.

Levítico Capítulo 11 Preguntas Continuas

  1. ¿Qué 3 insectos de la familia de las langostas pudieron comerse?
  2. ¿Qué se pensaba que eran?
  3. Si tocaste la carcasa de un objeto impuro, ¿fuiste impuro hasta cuándo?
  4. ¿Qué instrucciones se dieron sobre la ropa cuando tocaste algo sucio?
  5. ¿Qué insecto es conocido por portar malaria?
  6. ¿Cuáles son realmente estas ordenanzas de limpieza?
  7. No solo no debían comer animales inmundos, sino que tampoco debían _______________.
  8. Nombra algunos de los animales que van sobre sus patas.
  9. ¿Cómo varían los hábitos alimenticios de los animales?
  10. ¿Qué debemos aprender sobre los animales y su propósito?
  11. ¿Qué es una canal?
  12. ¿Qué ventaja tiene lavar tu ropa después de haber tocado un animal muerto?
  13. ¿Por qué hay tantas enfermeras en los hospitales que usan guantes cuando cuidan a sus pacientes?
  14. Nombra las cosas en la familia del ratón que están prohibidas de comer.
  15. ¿Por qué tendría que romperse una vasija de barro que había estado en contacto con algo impuro?
  16. Hace muchos años, cuando las personas visitaban a personas con enfermedades muy contagiosas, ¿qué hacían con la ropa que habían llevado en presencia de la persona enferma?
  17. Hasta que se instalaron estándares modernos de limpieza en las habitaciones de los hospitales, ¿de qué cosa inesperada murieron muchos pacientes?
  18. ¿Por qué no se contaminaría una fuente o pozo?
  19. Dios amó tanto a su pueblo que no solo les dio leyes para preservar su alma, sino también leyes de limpieza, ¿por qué?
Levítico Capítulo 11 Continuación
5 (100%) 1 vote