Levítico Capítulo 26


Versículos 1-46: Este capítulo es una colección de bendiciones para aquellos que guardan la ley y maldiciones para aquellos que no lo hacen. Una colección de tales bendiciones y maldiciones era la forma habitual de cerrar un texto legal importante en los tiempos bíblicos. La sección principal de Deuteronomio termina con una serie similar de bendiciones y maldiciones (Deut. Capítulo 28). También encontramos este patrón en (Éxodo 23: 25-33 y Josué 24:20). Es un patrón que se presenta fuera de la Biblia en la literatura que abarca los primeros tres milenios de BC Colecciones legales (como las leyes de Ur-Nammu, Lapit-Ishtar y Hammurapi); Piedras limítrofes babilónicas; y los tratados hititas, arameos y asirios suelen concluir con una sección de bendiciones y maldiciones. Tales amenazas podrían implementarse como parte de la creencia supersticiosa de las personas en el antiguo Cercano Oriente. Pero para Israel,

Se elaboran las bendiciones del pacto para la obediencia (26: 3-13) y las maldiciones para la desobediencia (26: 14-39). También se ofrece una provisión para el arrepentimiento (26: 40-45).

Versos 1-2: Ciertas prohibiciones preceden a las bendiciones propias (versículos 3-13).

“Ídolos”: el término hebreo transmite la idea de “ser débil, deficiente” y luego se usa principalmente en las Escrituras para describir objetos vanos de adoración, es decir, los dioses de este mundo, ya sean ídolos literales, riquezas o hombres engañosos. .

“Imagen grabada: esto estaba prohibido (en Éxodo 20: 4), y era una representación de culto de la deidad tal como se ha encontrado en varios sitios en Canaán.

“Imagen de pie”: aparentemente estaba hecha de piedra y probablemente tenía la intención de comprender una indicación tangible de la presencia de El o Baal, las dos deidades principales de la religión cananea.

La “imagen de piedra”, o “piedra figurada”, sin duda habría contenido alguna imagen tallada de una deidad cananea. Hubo uno desenterrado en Ugarit (Ras Shamra), que representa a Baal lanzando rayos, que data de alrededor del año 1800 aC El “guardar el sábado” y la “reverencia” por “mi santuario” serían los mejores medios para prevenir las corrupciones de la religión cananea.

Versículos 1-2: Un resumen representativo de los Diez Mandamientos (Éxodo 20: 3-17), se estableció como el estándar por el cual se mediría la obediencia o desobediencia de Israel.

Levítico 26: 1 “No os haréis ídolos, ni esculturas, ni te elevaremos en una imagen de pie, ni levantarás [ninguna] imagen de piedra en tu tierra, para inclinarte ante ella, porque yo soy el Señor tu Dios “.

“Ídolos … imagen grabada … imagen de pie … imágenes de piedra”: en ese momento había formas de adoración de ídolos paganos. Aunque los ídolos de hoy a menudo se ven diferentes a estos, el Señor prohíbe a su pueblo en cualquier edad adorar a cualquier dios que no sea Él mismo. Los vecinos de Israel usaron todos estos dispositivos para la adoración de sus dioses.

Esta es solo otra forma de declarar parte de los Diez Mandamientos. Los ídolos de las Escrituras anteriores, se traducen de la palabra el-eel, que significa bueno para nada o sin valor. Otra forma de decirlo sería “nada”. Uno de los mejores ejemplos en la Biblia, acerca de lo importante que es no inclinarse ante un ídolo o un dios falso, es Daniel. Incluso fue al foso de los leones en lugar de inclinarse. Otro muy buen ejemplo es Shadrach, Meshach y Abed-nego; quienes fueron arrojados al horno de fuego, porque no se inclinaban ante un ídolo o un dios falso. Dios los protegió, porque defendieron al único Dios verdadero. Ninguno de ellos resultó herido. Ya es suficientemente malo hacer una imagen falsa, pero inclinarse hacia ella sería aún peor. ¿Lo haría (ante la amenaza de la muerte), todavía no ceder ante un dios o ídolo falso? En los tiempos finales, muchos se enfrentarán con ese problema. Una cosa que he dicho tantas veces, que me ayuda tanto es; debemos adorar al Creador y no a cualquiera de Sus o nuestras creaciones. El dios dios Dios el Padre, Dios la Palabra y Dios el Espíritu Santo, que son todos uno en Espíritu, son el único Dios a quien adorar. Todos los demás son falsos.

1 Juan 5: 7 “Porque hay tres que dan testimonio en el cielo, el Padre, la Palabra y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”.

Levítico 26: 2 “Guardarás mis sábados y reverenciaré mi santuario: Yo soy el SEÑOR”.

Los sábados del séptimo día, y los sábados del séptimo año; especialmente los primeros son significados. En el que se le dio culto religioso al único Dios vivo y verdadero. Y por lo tanto, la observancia de ellos está estrictamente prohibida. Y, por lo tanto, esta ley sigue de cerca a la anterior, aunque Aben Ezra lo restringe a los años sabáticos, o sábados del séptimo año, al aplicar el santuario en la siguiente cláusula al año jubilar, que se dice que es santo (Lev. 26: 12). Suponiendo que esto se refiera y se mantenga en estricta conexión con las leyes del capítulo anterior, en relación con el año sabático (Lev. 25: 1) y los años de jubileo (Lev. 25: 8).

“Y reverencie mi santuario”: Al asistir en él y en la adoración en él, con reverencia y temor piadoso (véase Lev. 19:30).

“Yo soy el Señor”: quien tenía derecho a tal culto religioso, y al mando de tales cosas, en las cuales debía ser obedecido, sus sábados guardados y el santuario venerado. “Y reverencie mi santuario”, asistiendo en él, y en la adoración en él, con reverencia y temor piadoso (vea Lev. 19:30).

Note en primer lugar a quién pertenece todo esto; Dios. Es su sábado. Es su santuario. Incluso nosotros somos suyos. No obedecer sus deseos sería desobedecer al mismo Dios que nos hizo. Es tan poco para él pedir que guardemos sus sábados. El sábado, para la casa física de Israel, fue el sábado. Los cristianos tampoco nos olvidamos, pero practicamos el recuerdo del primer fruto el domingo. Para no reverencia, entonces, trajo castigo rápido. El mejor ejemplo de eso, fue el fuego que venía del altar y mataba a los 2 hijos de Aaron. No vemos este tipo de manifestación de desaprobación en nuestros santuarios hoy de Dios. Tal vez, es porque Dios se ha mudado de muchos de estos santuarios donde Él no es venerado. El santuario debe ser un lugar apartado donde podamos ir y reunirnos con Dios. Jesús abrió el camino para que todos los creyentes vinieran a Dios. Santuario significa un lugar consagrado. Reverencia significa tener en muy alta estima. Si este santuario pertenece a Dios, entonces la manera en que podemos complacer a Dios en él, es hacer lo que Él desea en este lugar especial suyo. ¿Hemos venido a la iglesia para complacerlo o complacernos a nosotros mismos? ¿Por qué vamos a la iglesia? ¿Hemos venido a inclinarnos humildemente ante nuestro Señor? ¿Hemos venido a tener comunión con Él, y a ser un sonido dulce y dulce en Su oído? ¿Viniste a la iglesia para encontrarte con el SEÑOR en Su Palabra? Si viniste a entretenerte, o para que los vecinos te vean en la iglesia, o por cualquier otra razón carnal, deberías haberte quedado en casa. El Santuario debe ser un lugar reservado las 24 horas del día, los 365 días del año, donde puede ir y tener comunión con Dios. El santuario tiene un propósito; No debemos usarlo para cosas mundanas. El santuario es santo.

Versos 3-13: Hay tres divisiones de bendiciones (versículos 4, 6, 11), y cada una está precedida con “Daré”. Incluyen la prosperidad material (versículos 3-5), la victoria sobre los enemigos de la nación (versículos 6-9), la seguridad de la presencia de Dios en la tierra (versículos 11-12) y la dignidad de la libertad personal (versículo 13). La mención de la liberación de Israel de Israel de parte de Dios sería una garantía de que el gran Rey que inició el pacto con Su pueblo podría cumplir todo lo que Él prometió. La seguridad de la presencia de Dios alentó a Moisés en los capítulos 3 y 6 de Éxodo y fue una fuente de fortaleza para muchas generaciones (Isa. 11: 1-16; Ezequiel 36:28; 37: 24-27; vea Mateo 28:20 y Hebreos 13: 8).

Levítico 26: 3 “Si andas en mis estatutos, y guardas mis mandamientos, y los cumples;”

Tanto morales, ceremoniales y judiciales, que les habían sido entregados, y ahora están completamente registrados en este y en el libro anterior. Porque lo que sigue en los dos siguientes son principalmente repeticiones de lo que está contenido en estos.

Levítico 26: 4 “Entonces te daré lluvia a su debido tiempo, y la tierra dará su crecimiento, y los árboles del campo rendirán sus frutos”.

Entre las bendiciones de Yahweh, si los israelitas caminaran en sus caminos, estaría la “lluvia”. El Israel agrario dependería de la lluvia del cielo en lugar de un gran río, ya que Egipto estaba en el Nilo.

Si las lluvias no llegaron en el momento adecuado, la gente sufrió una falla en los cultivos y hambruna (compare 1 Reyes, capítulos 17 y 18).

Todos quieren recibir las bendiciones de Dios, pero pocos quieren admitir que hay una parte que cada uno tiene que pagar para recibir estas bendiciones. El “si” (en el versículo 3 de arriba), depende de mucho. Incluso se podría decir que la vida y la muerte dependen de ese “si”. Bendiciones si las guardas, y maldiciones si no las guardas. Puedo escuchar a algunos de ustedes decir ahora mismo, pero no estamos bajo la ley. No lo somos, pero después de recibir el don de la salvación a través de la gracia del Señor Jesucristo, debemos caminar en ese estado de ser salvos. No podemos elegir volver al mundo. Observe en el versículo anterior, “andar en mis estatutos”. Verás, la vida de los creyentes es un paseo. Así como estos de la casa física de Israel deben caminar guardando los estatutos de Dios, debemos caminar en la salvación que hemos recibido. Hoy leemos mucho sobre no tener que guardar los mandamientos de Dios para ser salvo. Mire conmigo algunas Escrituras del Nuevo Testamento, las cuales dicen que debemos guardar Sus mandamientos.

Mateo 19:17 “Y él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? [No hay] sino uno, que es bueno, Dios: pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”.

Juan 14:15 “Si me amas, guarda mis mandamientos”.

Juan 15:10 “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”.

1 Juan 3:22 “Y todo lo que pedimos, lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada”.

1 Juan 5: 2 “Por esto sabemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos”.

Hay muchos más, pero daré solo uno más.

Apocalipsis 14:12 “Aquí está la paciencia de los santos: aquí están los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.

Note en el versículo anterior de Levítico, que son algunas de estas bendiciones. Lloverá en el momento adecuado y en la cantidad justa. Tendrás una abundante cosecha no solo de los campos, sino también de los frutos. Mirar eso espiritualmente me muestra que el fruto del espíritu también será abundante en tu vida.

Levítico 26: 5 “Y tu trilla alcanzará la cosecha, y la cosecha alcanzará el tiempo de siembra: y comerás tu pan a plenitud, y habitarás en tu tierra de manera segura”.

Lo que significa que debe haber cosechas tan abundantes de cebada y trigo. El primero de los cuales comenzó en marzo, ya que los emplearía en la trilla hasta la época de la vendimia, que se supone que debe ser, en el mes de julio. Porque en el vigésimo noveno de Sivan, que fue alrededor de mediados de junio, fue el momento de las primeras uvas maduras, como aparece (ver notas en Núm. 13:20). Y que deberían tener tales cantidades de uvas en sus vides, ya que las emplearían para recolectarlas y presionarlas hasta la siembra. Lo que solía ser en octubre (ver Amós 9:13).

“Y comeréis vuestro pan al máximo”: que se pone para todas las provisiones. Y el significado es que deben tener mucha comida, comer comidas completas. O, sin embargo, lo que comieron, sea poco o mucho, debe ser satisfactorio y refrescante para ellos, tenerlo con una bendición divina.

“Y habita en tu tierra de manera segura”: no tendría necesidad de salir de ella a otras tierras por el bien de la comida, y no estaría en peligro de que los enemigos los invadieran y se llevaran su sustancia. La abundancia sin seguridad no sería una bendición tan grande como con ella, ya que, aunque la tuvieran, podrían ser privadas de ella, por lo que se promete la seguridad de los enemigos.

Vemos en esto que la cosecha será tan grande, que solo tendrán tiempo para obtener toda la cosecha, antes de que sea el momento de volver a plantar. Habrá una tremenda abundancia de comida. Mire en Egipto cuando José hizo exactamente lo que Dios le había dicho que hiciera, había una abundancia abundante de alimentos en Egipto, cuando todos los países de los alrededores se morían de hambre. La obediencia a Dios, trae abundantes bendiciones, entonces o ahora. Fíjate en la declaración, “habita en tu tierra de manera segura”

Proverbios 16: 7 “Cuando los caminos de un hombre agradan al SEÑOR, hace que incluso sus enemigos estén en paz con él”.

Versículos 6-10: Después de prometer abundante comida (en 26: 4-5), Dios prometió un tiempo de “paz y protección, tanto de depredadores naturales como de enemigos humanos.

Levítico 26: 6 “Y daré paz en la tierra, y vosotros os acostaréis, y nadie os atemorizará; y libraré de la tierra a las bestias del mal, ni la espada pasará por tu tierra”.

“Bestias malvadas” En esa área existían animales peligrosos, como leones y osos. Los hermanos de José afirmaron que tal animal lo había matado (Gén. 37:20).

Esta paz mencionada aquí, solo puede venir del Rey de la Paz. Esta paz, es la libertad del miedo a las personas o animales. No habrá terror ni de noche ni de día. La fe es lo opuesto al miedo. Si tenemos fe en Dios y en Su Palabra, trae paz perfecta. Cuando no hay guerra, entonces los hombres tienen más tiempo para cazar bestias salvajes. El mundo de hoy necesita ver la última parte de esto hecho realidad. No habrá guerra. Jesús lo dijo lo mejor en la próxima Escritura.

Juan 14:27 “La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

La única paz verdadera, entonces o ahora, está en Dios.

Levítico 26: 7 “Y perseguirás a tus enemigos, y ellos caerán delante de ti por la espada”.

“Persigue a tus enemigos”: Dios proporcionó victorias repetidamente en la conquista de Canaán (compara los capítulos de Josué 8-12).

Levítico 26: 8 “Y cinco de vosotros perseguirán a cien, y cien de ustedes echarán a volar a diez mil; y sus enemigos caerán delante de ustedes con la espada”.

Lo cual, si hubiera estado en proporción con el otro número, debería haber sido dos mil, como en (Deut. 32:30), donde se observa una proporción. Esta es solo una expresión proverbial, lo que significa que muy pocos, bajo la bendición de la divina Providencia, deberían obtener la ventaja sobre un gran número, y obligarlos a retirarse. Y sígalos de cerca: hay casos en que grandes cuerpos del enemigo han sido derrotados por un pequeño número de israelitas (Jueces 7:21), e incluso muchos por una sola persona o dos (1 Sam. 14:13).

“Y tus enemigos caerán delante de ti por la espada” (véanse las notas en Lev. 26: 7).

El enemigo huirá de ellos, porque el enemigo no puede luchar contra ellos y contra Dios también. El enemigo estará bien consciente de que este tipo de victoria es de Dios.

Salmos 91: 7 “Caerán a tu lado mil y diez mil a tu diestra; [pero] no se te acercará”.

La protección aquí es sobrenatural. El enemigo sabe que no puede vencer a Dios, entonces ellos corren.

Levítico 26: 9 “Porque te tendré respeto, te haré fructificar, y te multiplicaré, y estableceré mi pacto contigo”.

“Haz que fructifiques y multiplícate … establece mi pacto contigo”: lo que Dios ordenó en la Creación y se repitió después de que el Diluvio estuvo contenido en la promesa de semilla del pacto (Gen. 12: 1-3), que cumplirá hasta el nación de Israel como se le prometió a Abraham (Gen 15: 5-6).

Un pacto es más que un simple acuerdo. Un pacto se hace al pasar a través de la abertura entre un animal cortado en dos. Así se sella un pacto con sangre. El “si”, del que hablamos anteriormente, ha sido explicado en detalle. Dios mantendrá su parte del acuerdo, “si” la gente mantiene su parte del trato. Las bendiciones vienen de la obediencia a Dios. Una de las bendiciones que iban a recibir, fueron los niños. Vemos arriba, tendrán muchos hijos. Ya hemos mencionado en estas lecciones antes, que los hebreos pensaban que era una maldición no tener hijos.

Levítico 26:10 “Y comeréis la vieja tienda, y sacaréis lo viejo por lo nuevo”.

Lo que es muy viejo, maíz de tres años, como lo interpretan Jarchi y Kimchi. Tanta abundancia debería tener que llevaría tanto tiempo.

“Y saca lo viejo a causa de lo nuevo”: De sus graneros y graneros, para hacer espacio para lo nuevo, del cual deberían tener grandes cantidades, y apenas saber dónde ponerlos. Y por lo tanto, deben vaciar sus tesoros y objetos de la antigüedad, y llenarlos con nuevos. O deberían sacarlos de sus graneros a sus casas, para hacer uso de ellos mismos. O en sus mercados para exponer a la venta, no estar bajo la tentación de retirarse contra un tiempo de escasez para obtener más (ver Prov. 11:26). Ahora, todas estas bendiciones temporales prometidas pueden ser emblemas de cosas espirituales, y pueden ser comprendidas por aquellos que estaban espiritualmente iluminados. A partir de la lluvia de la gracia divina, y las bendiciones de ella, y de las doctrinas del Evangelio, algunas veces comparadas con esto (Deut. 32: 2). Y de gran fecundidad en gracia y buenas obras, y de paz interna en la mente de los hombres buenos, y de su seguridad frente a los enemigos espirituales. De plenitud de provisiones espirituales, incluso de cosas nuevas y viejas, y que están guardadas para ellas (SOS 7:13). Así, las promesas de una naturaleza espiritual más manifiestamente siguen.

Versículos 11-13: La promesa del pacto de Dios a su pueblo incluía su presencia entre ellos (Éxodo 6: 2-9), representada visualmente por el “tabernáculo” (Ap. 21: 3).

Levítico 26:11 “Y pondré mi tabernáculo entre vosotros, y mi alma no os aborrecerá”.

Lo que Dios les había ordenado que hicieran, y que ellos habían hecho, y también erigieron. Pero aquí él promete arreglarlo y establecerlo entre ellos, para que así pueda continuar como un lugar para la adoración pública de él. Y donde tomaría su residencia, y les concedería su presencia. Así que el Targum de Jonatán, “pondré entre vosotros la Shekinah de mi gloria”.

“Y mi alma no te aborrecerá”: aunque en sí mismas, y debido a sus pecados, repugnante y abominable. Los Targums de Onkelos y Jonathan son, “mi Palabra no te aborrecerá”. Y todo el mundo puede tener respeto a Cristo, la Palabra hecha carne, y tabernáculo entre ellos. El tabernáculo es un tipo y emblema de la naturaleza humana de Cristo. , en el cual la plenitud de la Deidad mora corporalmente, y es el verdadero tabernáculo que Dios lanzó y no el hombre (Juan 1:14).

En (versículo 10 más arriba), Dios prometió que antes de que se acaben los alimentos del último año, tendrán otra cosecha abundante. Dios prometió también un tabernáculo con ellos, si ellos seguían Sus mandamientos.

Apocalipsis 21: 3 “Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí, el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos. [y sea] su Dios “.

El deseo de Dios es tener comunión con la humanidad, pero Él es santo. Si vamos a tener comunión con Él, también debemos ser santos.

Levítico Capítulo 26 Preguntas

  1. ¿Qué prohíbe Levítico 26: 1?
  2. ¿Qué significa la palabra desde que se tradujo el ídolo?
  3. ¿Quién se enfrentó a la guarida de los leones, porque no se inclinaba ante un ídolo o un dios falso?
  4. ¿Quiénes fueron los tres hombres que se enfrentaron al horno de fuego, en lugar de inclinarse ante un dios o ídolo falso?
  5. ¿Qué les pasó a estos valientes hombres?
  6. ¿Qué es peor que hacer un dios falso?
  7. ¿Qué nos recuerda el autor a todos nosotros que nos ayuda a entender esto?
  8. ¿Quiénes son los tres que dan testimonio en el cielo?
  9. “Guardarás mi _________________.
  10. “Y ____________ mi santuario.
  11. ¿A quién pertenecen el sábado y el santuario?
  12. ¿Cuál es un buen ejemplo del rápido castigo de aquellos que no respetaron el santuario?
  13. ¿ Me pregunto por qué no hay castigos rápidos en los santuarios ahora por falta de reverencia?
  14. ¿Qué significa santuario?
  15. ¿Cuáles son algunas buenas razones para venir a la iglesia?
  16. ¿Cuáles son algunas razones para venir a la iglesia que probablemente no agradarían a Dios?
  17. ¿Cuántas horas debe reservarse el santuario de la iglesia para que Dios se reúna con su pueblo?
  18. ¿Con qué promete Dios recompensarlos, si caminan en Sus estatutos y guardan Sus mandamientos y los cumplen?
  19. Hay bendiciones, si _______ _____ __________________.
  20. Hay maldiciones, si no _______ _____ __________________.
  21. La vida de los creyentes es un ________.
  22. ¿Están obligados los cristianos a guardar los mandamientos de Dios?
  23. “Si me amáis, _______ mis mandamientos.
  24. ¿Qué se entiende por la trilla que llega a la vendimia?
  25. ¿Qué leemos en Proverbios 16: 7 que trae la bendición de tus enemigos que viven en paz contigo?
  26. La paz mencionada en el versículo 6, ¿solo puede venir de quién?
  27. ¿Cuántos deberán perseguir los cinco?
  28. ¿Cómo se hace un pacto?
  29. ¿Qué sella el pacto?
  30. ¿Qué se entiende por tienda vieja?
  31. ¿Dónde dice Apocalipsis 21: 3 que el tabernáculo de Dios es?
  32. ¿Cómo podemos tener comunión con el Dios santo?
Levítico Capítulo 26
5 (100%) 1 vote